Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los imanes plantan al Ayuntamiento de Lleida tras prohibir el velo

La prohibición de entrar en un edificio municipal de Lleida con el velo integral islámico -principalmente el burka y el niqab- ha tenido la primera reacción entre el colectivo musulmán. Ayer ningún representante de las dos mezquitas que hay en Lleida asistió a la Asamblea de las Religiones convocada por el Ayuntamiento para debatir aspectos relacionados con las diferentes creencias que conviven en la ciudad. La Asamblea Municipal de las Religiones es un foro de participación sectorial con funciones consultivas y asesoras.

La reunión estaba señalada desde antes de que el consistorio leridano aprobara el pasado viernes con una amplia mayoría -23 votos a favor del PSC, CiU, PP y de un edil no adscrito, uno en contra de ICV y dos abstenciones de ERC- limitar el uso los velos integrales en edificios y equipamientos municipales. Los grupos que apoyaron la moción arguyeron que son prendas que atentan contra la dignidad de las mujeres.

Entre 10 y 20 mujeres

No hay un uso generalizado de esta prenda en la ciudad. De hecho, las autoridades y los líderes musulmanes reconocen que son entre 10 y 20 las mujeres que lo llevan públicamente. Lleida, que ronda los 140.000 habitantes, ha visto incrementar en los últimos años la población inmigrante, que en este momento ya supera el 20%, mayoritariamente de colectivos magrebí y rumano.

Los dos imanes habían confirmado su asistencia al foro de las religiones que suele convocarse una vez por trimestre. El representante de la mezquita Omar se disculpó a última hora por motivos de salud, mientras que Abdelwhab Houziel, el imán de la mezquita la de la calle del Nord -que aglutina un mayor número de fieles y la que se identifica con las posturas más radicales del Islam- decidió no asistir.

El debate se extiende a la provincia de Tarragona. En Reus (120.000 habitantes) el grupo de CiU y el del PP, en la oposición, presentarán una moción para prohibir el velo integral en la localidad. La medida se votará previsiblemente en el pleno de julio, informa Ferran Balsells.

El presidente catalán, José Montilla, pidió que no se exagere el asunto, consciente de que el uso de esas prendas en Cataluña es muy minoritario. Así lo manifestó ayer ante la ejecutiva de su partido, el PSC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 2010