Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

En busca de la sacralidad del arte

Pérez Villalta exhibe su obra 'Vísperas de Pascua' en el Museo de Jaén

La obra Vísperas de Pascua, una de las más emblemáticas del artista gaditano Guillermo Pérez Villalta, se expone en el Museo Provincial de Jaén hasta el 25 de julio. Se trata de una obra de gran formato (248x200 centímetros) repleta de imágenes y símbolos que se puede contemplar en la sección Espacio dedicado, junto a las pinturas de Sebastián Martínez, el retablo de La Coronada y tallas del Románico y el Gótico. "Tiene una fuerte estructura racional, matemática y geométrica de complicados cálculos y trazados que sirve de agarre a los elementos simbólicos que, a modo de exvotos, la cubren como despojos", explicó el artista sobre el lienzo que pintó entre 1999 y 2000.

Guillermo Pérez Villalta (Tarifa, 1948) ha elegido una de las obras más preciadas de su colección personal para exponerla de manera excepcional en el Museo Provincial de Jaén. Un trabajo que encierra su particular iconografía. "Antes la gente reconocía la iconografía religiosa, algo que ya no se aprecia", indicó durante la presentación de la obra. El cuadro significa también un cambio en los registros del artista. "A mí me supuso un proceso largo de creación tanto para pensarlo como para pintarlo", explicó el creador.

El pintor, a veces provocador, sigue métodos de diseño tradicionales

La obra ha llegado al Museo de Jaén con la colaboración de la Galería Unodeuno. "El mural encierra todo un entramado filosófico, un discurso estético en busca de nuevos lenguajes, pero sobre todo un nuevo punto de partida ideológico y vital; el arte como análisis de la realidad que nos rodea, en la que Pérez Villalta busca un hueco propio e individual, huyendo de las corrientes mayoritarias", reza un texto de la galería.

Pérez Villalta, miembro de la nueva figuración madrileña y uno de los pintores más representativos del posmodernismo en España, defiende la belleza como disfrute. Nunca ha ocultado su afán por lo ornamental y, aunque a veces sea provocador, sigue métodos de diseño tradicionales.

Con todo, el artista tarifeño admite que su cultura, la que ha conformado su modo de pensar, ha sido fundamentalmente religiosa e icónica. "Hemos tenido dioses muy parecidos al ser humano, con sus historias y leyendas que nos han servido de metáforas para hablar de muchas cosas", indica. Cree también que el mundo actual trata de llenar el vacío iconográfico con nuevos mitos, ya sea Marilyn, Superman, Los Simpson o La guerra de las galaxias, "No me extrañaría que en algún momento hubiese que excavar, como en el Renacimiento, en busca de antiguas estatuas de ya confusos dioses", añade.

Ahora bien, Pérez Villalta sostiene que no le interesan únicamente las imágenes simbólicas, "sino recuperar esa sacralidad que ha perdido el arte. Esa capacidad de ponernos ante lo maravilloso y extraordinario". De ahí que apele "a ese ser humano consciente y anhelante que hace del arte una religión sin dogmas, una verdad amplia y de múltiples facetas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 2010