Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los pacientes opinan sobre la sanidad madrileña

Desciende la satisfacción en la atención primaria

Los pacientes valoran con un notable alto el trato que reciben de médicos de cabecera y pediatras

Por más que los médicos de familia y los pediatras puedan verse desbordados en muchas consultas de los ambulatorios, la atención primaria vuelve a obtener mejor valoración que la especializada este año. Un 86% de los 4.435 encuestados por Sanidad (entrevista personal a la salida de la visita) aseguró estar satisfecho o muy satisfecho. Es un notable alto, pero la valoración desciende ligeramente respecto a la encuesta del año pasado, cuando la satisfacción fue del 88%. En 2004 el resultado también fue del 86%.

También desciende la valoración que hacen los pacientes de la facilidad para conseguir cita. En 2008, el 69% destacó esa facilidad. En 2009, el porcentaje baja hasta el 62,4%. La mitad de los pacientes pidieron cita por teléfono, hablando con una persona, pero empiezan a despuntar las citas concertadas mediante contestador automático, que fueron una de cada 20.

Lo que ha mejorado muchísimo respecto a la encuesta anterior, nada menos que 12 puntos porcentuales, es la pregunta sobre el tiempo de espera. No se refiere a los días que pasan desde que se solicita la consulta, sino al tiempo que se espera en el centro de salud, desde la hora fijada para la visita hasta que el paciente entra finalmente a ver al médico o pediatra. En un año ha pasado del 48% al 60,8%.

Sin embargo, la formulación de la pregunta también ha cambiado. En 2008 se preguntaba: ¿Ha tenido que esperar poco desde la hora de cita hasta entrar en la consulta? Había que responder si se estaba de acuerdo o no. En 2009, el entrevistado debía responder si estaba satisfecho con el tiempo de espera para entrar en consulta. La directora general de Atención al Paciente, Elena Juárez, explicó que, efectivamente, las preguntas han cambiado, también en especializada. Ya no se pregunta si la espera es corta o larga -en realidad, el enunciado era positivo (espera corta) y el entrevistado debía decir si estaba de acuerdo con la afirmación-, sino si están satisfechos con ella. "Para algunas personas la espera puede ser muy larga pero lo entienden porque su urgencia no era muy grave", precisó. ¿Son entonces los datos comparables? "Sí y no", admitió.

Otra de las preguntas que se hacían en la encuesta anterior, y que en esta -al menos en el resumen que ha facilitado la Consejería de Sanidad- no aparecen es: ¿Su médico le dedica todo el tiempo necesario? Tampoco está la respuesta a ¿Le atendieron con rapidez?, que en la encuesta de 2008 daba uno de los resultados más bajos: un 72%.

¿Y sobre las esperas, qué?

La encuesta divulgada ayer, llamada Evaluación de la satisfacción de los usuarios de los servicios de asistencia sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, es muy detallada. Pregunta desde cómo es la coordinación entre el médico de familia y el especialista, pasando por cómo estaba la comida, hasta si se respetó la intimidad del paciente en urgencias. Lo que la encuesta no pregunta, o Sanidad no divulga, es qué opinión merece a los pacientes lo que han tardado en conseguir cita con el especialista o el tiempo que han esperado para someterse a una intervención quirúrgica. Las únicas preguntas de este tipo se hacen en urgencias.

El entrevistado debe responder dos cosas: qué opina del tiempo total que ha pasado allí y si está satisfecho con la espera desde su llegada hasta la primera valoración. De media, el 69% dice estar satisfecho con esta última cuestión, o lo que es lo mismo, tres de cada 10 no lo están. Todos los nuevos hospitales, menos dos (Tajo, en Arganda, e Infanta Elena, en Valdemoro) están por debajo de esa media. En cambio, el Niño Jesús, el Gregorio Marañón y La Paz son los mejor valorados. Los últimos son el Severo Ochoa (con un 57,4% de satisfacción), la Princesa (60,6%) y el Puerta de Hierro (62,4%).

La encuesta, realizada por Sigma Dos, costó 190.000 euros, según una resolución del 6 de agosto de 2009. Una parte (primaria, por ejemplo) se hizo mediante entrevistas personales y otra, por teléfono.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de mayo de 2010

Más información