Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La soledad de la familia Apaza

Los padres del joven boliviano apuñalado en Barakaldo carecen de apoyos

La madrugada del pasado 15 de mayo, Adrián Apaza, un joven boliviano de 21 años, murió apuñalado en Barakaldo en presencia de su hermano mayor, de 22, quien también resultó herido. La investigación de la Ertzaintza sigue abierta, y, de momento, no se han practicado detenciones. Al lógico deseo de ver encerrados cuanto antes a quienes mataron a su hijo, se une, días después de la tragedia, la falta de apoyo institucional y social que, según fuentes cercanas a la familia, padecen los padres y el hermano de Adrián. Piden atención y respeto para ellos y reclaman que no se les trate de forma diferente a otras víctimas de la violencia.

El Ayuntamiento de Barakaldo tramitó y concedió por vía de urgencia una ayuda de 1.300 euros para sufragar los gastos derivados del sepelio del joven, según fuentes municipales. Además, el consistorio asignó un trabajador social para acompañar a la familia y gestionar el funeral. Sin embargo, personas próximas a Emma y Augusto, los padres de Adrián, sostienen que ningún cargo municipal se ha puesto en contacto con ellos para mostrarles su apoyo. Estas mismas fuentes recalcan que la Ertzaintza no acudió al hogar de los Apaza para contarles lo que había sucedido, sino que fueron los propios padres quienes se dirigieron a comisaría para saber si los rumores eran ciertos.

Al funeral sólo asistieron algunos familiares venidos de Navarra, donde los padres de Adrián trabajaron una temporada antes de llegar a Barakaldo. Personas cercanas a la familia aseguran además que ningún organismo oficial se ha ofrecido, de momento, a presentarse como acusación particular en el juicio, como ocurre en otros casos de violencia conyugal, por ejemplo. De momento, la familia aguarda a que la Oficina de Asistencia a las Víctimas de Delitos Violentos de Bilbao le asigne un abogado de oficio.

Estas personas cercanas a la familia también echan en falta un apoyo más activo por parte de asociaciones de inmigrantes u otras ONG. El presidente de la Asociación de Residentes Bolivianos en Vizcaya - Arbol-Bi-, Jaime Núñez, recomienda a la familia dejar que la Justicia "actúe" y recuerda que su entidad inició una campaña para recaudar fondos a fin de ayudar a los Apaza. Nuñez asegura, por otra parte, que, desgraciadamente, la asociación ya ha vivido experiencias parecidas y no acostumbran a presentarse como acusación particular en los juicios, pero garantizan su más firme apoyo a la familia durante todo el proceso legal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010