Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laureano Oubiña gana en el Supremo la batalla para lograr la libertad condicional

Después de dos años peleando en los tribunales para conseguir la refundición de sus tres diferentes condenas, el narcotraficante Laureano Oubiña Piñeiro pronto abandonará la prisión al obtener el tercer grado penitenciario. Así lo certifica la resolución del Tribunal Supremo que estimó en estos términos el recurso de casación del abogado del capo.

El alto tribunal ha dado luz verde a la excarcelación de Oubiña por haber cumplido las tres cuartas partes de la condena, computando en su largo calendario penitenciario el tiempo que estuvo en prisión preventiva, de forma sucesiva e ininterrumpida. El famoso narcotraficante gana por primera vez una batalla en los tribunales, que coincide con el vigésimo aniversaio de su primera detención como presunto traficante de drogas en la célebre Operación Nécora.

El auto del Supremo anula la resolución de la Audiencia Nacional que desestimó el recurso de Oubiña en primera instancia y sostiene que "la inicial desestimación se tradujo en un menoscabo de su derecho a la libertad personal". Los fundamentos de derecho de la sentencia del Supremo señalan que, desde el 5 de julio de 2001 hasta el 5 de noviembre de 2002, Oubiña estuvo sometido a tres situaciones de prisión provisional y sólo una como condenado. Así, el Supremo admite, como pedía el abogado del narco, Enrique Trebolle, que realmente le fuera computado el tiempo de prisión provisional cumplido en cada una de las causas a efectos de lograr la libertad condicional.

La Sala de la Audiencia Nacional que le juzgó por última vez tendrá ahora que hacer una segunda liquidación de sus condenas. Oubiña podría abandonar la cárcel en cuestión de meses, según indicaron fuentes judiciales.

El abogado de Laureano Oubiña, Enrique Trebolle, ya ha anunciado que velará por el cumplimiento de esta resolución por parte de la Audiencia Nacional. "Tendremos que estar muy al tanto para que se cumpla lo que ha dicho el Tribunal Supremo y que las dos prisiones preventivas, que suman unos cuatro años, se apliquen a la totalidad de la condena", dijo Trebolle en declaraciones a Europa Press.

Según sus cálculos, el letrado asegura que de los 17 años y 10 meses de prisión a los que fue condenado Oubiña en principio, éste ya ha consumido 12. A estos habría que sumar los cuatro que cumplió en prisión preventiva y que en su día no reconoció la Audiencia Nacional como parte de la condena. En cambio, ahora sí lo admite el Supremo.

Con estas estimaciones, Laureano Oubiña, de 63 años de edad, teóricamente debería estar en libertad condicional y en tercer grado "pero siempre lo han tratado de una forma muy especial", criticó el abogado. Asimismo, Trebolle recordó que a Oubiña, clasificado como Fies (Fichero de Internos de Especial Seguimiento) le han denegado hasta la fecha un total de 22 permisos penitenciarios.

Este fallo se produce después de que el mismo alto tribunal admitiera el recurso del narcotraficante Manuel Charlín Gama, de 78 años y en prisión desde 1997. El recurso le permite obtener una nueva liquidación de sus condenas y salir en tercer grado tiempo antes de lo previsto inicialmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010