Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:7. ACCIÓN EXTERIOR. FONDOS DE LA UE | La sostenibilidad del Estado de bienestar

Cómo vivir sin fondos europeos

La pérdida de ayudas restará hasta medio punto al PIB

Especial : la sostenibilidad del Estado de bienestar : Opina sobre la Acción Exterior El próximo presupuesto comunitario amenaza con dar un tijeretazo considerable a los fondos que recibe España, que se enfrenta al reto de buscar alternativas para las inversiones

El dinero procedente del presupuesto comunitario ha sido uno de los grandes motores del crecimiento económico español. España ha recibido desde su entrada en la UE entre 140.000 y 170.000 millones de euros (según diferentes cálculos) en fondos europeos, que, entre otras cosas, han financiado casi un 50% de la inversión en infraestructuras. Pero el grifo amenaza con cerrarse casi completamente. Todo indica que la quinta economía europea perderá buena parte de este dinero a partir de 2014, lo que puede rebajar la tasa de crecimiento anual en cerca de medio punto.

Para hacer frente a esta pérdida, los expertos proponen impulsar un fondo territorial que tome las riendas de la política regional, extremar la coordinación entre la Administración central y las comunidades para mantener el ritmo inversor adecuado y dar una mayor entrada a la iniciativa privada. "Tenemos una gran tarea por delante", advierte el economista Simón Sosvilla, de la Universidad Complutense. "No sabemos qué pasará a partir de 2014".

El actual presupuesto comunitario (2007-2013) ya supuso un recorte de los fondos -de 60.000 a 32.000 millones-, y cada vez es menor la aportación del dinero europeo al crecimiento económico español (véase gráfico). En el próximo presupuesto podría ser peor: es posible que España, hasta ahora receptor neto, tenga que aportar, aunque sea un nivel bajo. "Antes de la crisis, lo previsible era que España hubiera ido perdiendo fondos, salvo quizás Andalucía y Extremadura", dice Ángel de la Fuente, del Instituto de Análisis Económico. "Con esta crisis, habrá que ver qué pasa".

El impacto en la economía de la pérdida de fondos conllevaría una caída potencial del PIB de hasta el 0,42%, según Sosvilla, que se basa en el peor de los escenarios (España se queda sin casi fondos). "Hay motivo para la preocupación", afirma De la Fuente, que propone dar un impulso con más dinero y medios al actual fondo de compensación territorial.

"Si las previsiones se cumplen, la economía española debería haber salido de la crisis en 2013, con lo que ante la pérdida paulatina de fondos hay que confiar en recaudar más impuestos, bien a través del IVA o del IRPF, y tener margen para reinvertir una parte de lo recaudado en suplir la pérdida de fondos. La Administración central y las comunidades tienen que hacer un esfuerzo de coordinación e inversión para mantener el pulso", explica Sosvilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de mayo de 2010