López recalca al PNV que Euskadi va a pagar en el ajuste su propia factura

Los peneuvistas evitan el debate con el 'lehendakari' en el Parlamento

El lehendakari, Patxi López, habló ayer por primera vez en sede parlamentaria, durante el pleno de control, sobre las medidas de ajuste para reducir el déficit público. Lo hizo a apenas tres días de la reunión a la que ha convocado a los tres diputados generales y el presidente de la asociación municipal Eudel, todos ellos del PNV, y admitió que son "duras, durísimas" y "no fáciles de digerir". "No nos harán muy populares", reconoció, pero al mismo tiempo las defendió como necesarias en el conjunto de España y de Europa. Y dejó claro que Euskadi no pagará con su contribución al ajuste la deuda de nadie, sino la suya propia, poniendo lo que le toca en ese recorte generalizado.

Rebatía así, sin nombrarlos, al diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, y al presidente del PNV, Iñigo Urkullu. El primero echó mano de la fábula de la cigarra (España) y la hormiga (Euskadi) en un discurso muy duro contra los socialistas el miércoles pasado en la asamblea general de la patronal vizcaína Cebek. Y Urkullu ha repetido en estos últimos días que no deben pagar "justos por pecadores".

López niega que la reducción del déficit vaya a frenar el crecimiento previsto

López confirmó que llevará a la reunión del lunes un paquete de medidas adicionales y específicas para Euskadi con las que "ahorrar gastos de la Administración" y recalcó que ni las que haya que aplicar por el decreto ley del Gobierno central ni las que él tome pondrán en peligro el crecimiento que se empieza a vislumbrar en la comunidad autónoma. Ratificó que espera que sea positivo en términos interanuales al final de este trimestre.

Sorprendentemente, el primer partido de la oposición, el PNV, no presentó ninguna pregunta ni interpelación al lehendakari para trasladar a la tribuna de la Cámara la cuestión que ocupa el debate político y las declaraciones públicas y reuniones de todos sus dirigentes desde que el Gobierno de Zapatero anunciase hace diez días su política de recortes. EL PAÍS no pudo obtener ninguna explicación de los responsables del grupo parlamentario peneuvista. La inhibición de ayer deja en evidencia que para el PNV no es el Parlamento vasco el foro más importante en esta cuestión: jugará sus cartas en el Congreso cuando el PSOE busque sus votos para la convalidación del decreto aprobado anteayer por el Consejo de Ministros y procurará que López y su Ejecutivo paguen de algún modo la factura en Euskadi. El resto de la partida correrá a cargo de los diputados generales.

Idéntica actitud mantuvo el PP. Su presidente, Antonio Basagoiti, prefirió esquivar el debate en el hemiciclo y optó por dejar sentada su oposición a alguna de las medidas apuntadas por López -la posible recuperación del Impuesto de Patrimonio o la tributación de las grandes fortunas- con unas declaraciones realizadas fuera de él, en los pasillos de la Cámara.

Así las cosas con los dos principales partidos, la vinculación del Parlamento con el mayor plan de ajuste de la democracia la hicieron posible los grupos minoritarios: Aralar, que se interesó por la posibilidad de reponer el Impuesto de Patrimonio, y los integrantes del Grupo Mixto, Mikel Arana, de EB, y Gorka Maneiro, de UPyD. Los dos últimos coincidieron en sus argumentos contra unas medidas que Maneiro tachó de "antisociales, insolidarias y reaccionarias" y que para Arana son "las más restrictivas de toda la democracia".

El también coordinador general de EB hizo cuentas con ahorros en congelación de armamento, recuperación del citado impuesto tasas sobre los beneficios de la banca, lucha contra el fraude, subida del IRPF en los tramos más altos y tributación de las sociedades de inversión y le salieron "15.996 millones, sin tocar pensiones ni salarios". "Si quiere se lo paso y se lo da a Zapatero", emplazó a López.

Las recetas de Maneiro, sin cuentas y estrictamente vascas, fueron la reducción de altos cargos y el recorte del entramado institucional, incluida la modificación de la Ley de Territorios Históricos "para evitar duplicidades y gasto superfluo" de las diputaciones. López reconoció que él no hubiese suprimido, sino modificado, el Impuesto de Patrimonio. En su "reflexión" sobre la fiscalidad quiere comprometer a los diputados generales y al Órgano de Coordinación Tributaria.

Las declaraciones

- 12 de mayo. Carlos Aguirre, consejero de Hacienda: "Nosotros hemos contenido el gasto antes".

- 13 de mayo. Idoia Mendia, portavoz del Ejecutivo: "analizaremos la eventual aplicación de las medidas teniendo en cuenta la singularidad del autogobierno".

- 15 de mayo. El Lehendakari, Patxi López: "Propondré un paquete de medidas, a poder ser, que no sólo afecte a los colectivos que ya van a pagar el ajuste realizado por el Gobierno de España, sino que también se impliquen en la resolución de la crisis a aquellos que mejor están y que más tienen".

- 20 de mayoIñaki Arriola, titular de Transportes: "El tramo guipuzcoano [de la Y] mantendrá su ritmo inversor"

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS