DECLARACIÓN DE LOS AGENTES IMPUTADOS POR SEGUIR A COBO Y PRADA

La juez al jefe de los supuestos espías: "No sé qué hacen usted y sus hombres"

La magistrada ve extraño no hallar órdenes ni informes por escrito de su labor

La Consejería de Interior de la Comunidad de Madrid, que dirige Francisco Granados, del PP asignaba en 2008 una labor a cada uno de sus 40 funcionarios, según un estadillo mensual difundido por este diario. Todos tenían asignada la supervisión de la seguridad de una consejería. En dicho listado no figuraba ninguno de los ocho agentes de Granados sospechosos del espionaje al vicealcalde Manuel Cobo y al ex vicepresidente regional, Alfredo Prada.

A su vez, cada consejería disponía de dos mallas de seguridad: la interna, ejercida por una firma privada; y la externa, a cargo de una unidad de la Guardia Civil. Los 40 agentes de Granados sólo supervisaban la seguridad interna. Y si hallaban alguna incidencia, la reflejaban en un parte. Sin embargo, los tres asesores de Granados imputados por el espionaje a Cobo y a Alfredo Prada entre abril y mayo de 2008, han proclamado ante la juez que si los posicionamientos de sus teléfonos móviles les sitúa alrededor del edificio donde Cobo tiene su despacho en los días y horas que también señalan los partes del espionaje sería porque estaban vigilando alguna consejería cercana. Y para hacer ese trabajo, confesaron a la juez que no recibían órdenes por escrito, ni emitieron ningún documento sobre su supuesta supervisión. Todo esto dejó perpleja a la juez, que les lanzó un duro reproche, especialmente al ex director general de Seguridad Sergio Gamón, también imputado.

Gamón: "Yo en los actos hablaba muchísimo con Esperanza Aguirre"
Más información
"No hay órdenes, eran almas libres"
Extracto de la declaración de José Manuel Pinto
Extracto de la declaración José Manuel Gamón
Extracto de la declaración de Antonio Coronado Martínez
Extracto de la declaración de José Oreja Sánchez
Extracto de la declaración de José Luis Caro
La juez obtiene la prueba clave del espionaje a Prada y Cobo por agentes de Aguirre
La juez archiva 'el caso espías' pese a las pruebas de los seguimientos

Juez. Señor Gamón, yo tengo un problema con este tema, es que no sé qué hacen usted y sus hombres.

Gamón. Mis hombres no son, son asesores del consejero.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

J. Usted da las órdenes, y por lo tanto les llamo sus hombres. Órdenes que no hay manera de controlar. Ni hay órdenes por escrito, ni hay reporte por escrito. Ni hay absolutamente nada. Entiendo que el puesto que ocupan en la Comunidad de Madrid es un puesto privilegiado, pero no hay manera de comprobar nada, pueden estar jugando al mus...

G. Yo si quiere le cuento lo que hacíamos...

J. Ya, pero es su palabra, yo no es que sea Santo Tomás, pero no hay manera de saber lo que hacían ustedes.

La juez le pregunta si el centro de Madrid era una zona caliente.

G. Claro, tenemos todas las consejerías ahí.

J. Ya, pero mire usted, a uno de sus hombres le he preguntado si sabía de las consejerías y me ha dicho que no, al otro le he preguntado que si en octubre también estaban ahí y me dice que no sabe. Erigirse en el único enterado tiene sus problemas. Los demás, no saben. Usted les dice que vayan por ahí y van por ahí, no saben ni los edificios. (...) ¿Abril fue un mes normal?

G. Fue un mes normal. Hubo un tema.

J. ¿En abril o mayo?

G. No sé.

J. Pues ya se lo podía haber mirado usted.

Luego se polemiza sobre quién es el jefe de los supuestos espías.

Fiscal. ¿Y usted no lleva ningún tipo de control de la actividad de sus asesores?

G. No son mis asesores, eran del consejero.

F. Usted era su superior y les daba las órdenes.

G. En este tema de la seguridad de los edificios, sí.

F. Y no queda ninguna constancia de su actividad.

G. Ninguna.

En un momento dado, Gamón jura que es pura coincidencia que sus hombres aparezcan en los mismos lugares, fechas y horas que marcan los partes del espionaje a Cobo. Y la juez le muestra una abierta duda.

G. Decir que mis hombres han estado en la zona centro es muy fácil, lo puede decir cualquiera.

J. Pues esto se ha guisado en su patio.

G. No, yo le garantizo que no.

Gamón aporta varios elementos curiosos más: por un lado, alega que si sus hombres aparecen en la plaza de la Independencia es porque están vigilando la entrada o salida del consejero de alguna de las sedes cercanas; pero luego matiza que desde allí no se puede ver nada porque hay mucho tráfico. Nada dice sobre el hecho de que sus asesores aparezcan repetidamente a espaldas del Ayuntamiento, junto a la calle Juan de Mena y Montalbán, desde donde aún se ve menos cualquiera de las dos consejerías cercanas, situadas en Alcalá 63 (Familia) e Independencia 6 (Deportes). Gamón negó que se practicaran contravigilancias o seguimientos a Prada, al contrario de lo que viene diciendo en público su jefe, el consejero Granados, que atribuyó a contravigilancias y escoltas el marcaje de sus hombres. Gamón reveló que los otros asesores (los ex policías Roberto Casielles, José María Rodríguez y Belén Esparteros) también estarían en la zona donde fueron cazados, presuntamente espiando a Prada o Cobo, los tres ex guardias civiles. "Yo estoy convencido de que los otros también estaban ahí, lo que pasa es que no hicieron ninguna llamada". Gamón también contó a la juez que durante los actos hablaba "muchísimo" con la presidenta Esperanza Aguirre, aunque nunca por teléfono.

Los tres ex guardias civiles asesores de Granados (José Oreja, José Luis Caro y Antonio Coronado) siguieron idéntico guión ante la juez: sus posicionamientos telefónicos y los partes del espionaje les ubicaban en el entorno de Cobo, aunque previamente habían testificado que nunca lo habían seguido. Los tres alegaron que si aparecían allí, junto al Ayuntamiento, era porque estaban vigilando alguna consejería. Pero nunca precisaban qué consejería, ni a qué hora, ni por qué motivo. Incluso intentaban presentar como coartada un encierro en una de ellas que, según les recordó la juez, se produjo un mes después. Ni siquiera sabían la ubicación de las consejerías vigiladas. Su letrado quiso recordarles todas en su interrogatorio. Pero la juez le cortó: "No me dejan claro a qué se dedican ustedes. La defensa les está preguntando donde están los edificios de la Comunidad de Madrid y ninguno de ustedes se ha molestado en saber dónde están, pues usted me dirá...".

- "Yo no sé qué hacen ustedes y sus hombres" - "Son asesores"<p class="figcaption estirar"><span class="titulo"><a href="http://www.elpais.com/multigalerias/espana/Declaracion/agentes/imputados/seguir/Cobo/Prada/20100517elpepunac_1/Zes">VIDEOGALERIA: Declaración de los agentes imputados por seguir a Cobo y Prada</a></span>EL PAÍSundefined

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS