Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bono achaca las críticas a su patrimonio por ser "cristiano y socialista"

El PP amplía con más recortes de prensa su escrito ante la Fiscalía

Un aplauso cerrado con los diputados socialistas puestos en pie fue el broche ayer a una intervención del presidente del Congreso, José Bono, ante el Grupo Parlamentario Socialista. El presidente de la Cámara pidió al portavoz socialista, José Antonio Alonso, intervenir por primera vez en la reunión interna del Grupo Socialista, para agradecer a sus compañeros el afecto y apoyo que le han manifestado desde que se ha cuestionado el origen de su patrimonio.

El PP ha llevado el asunto a la Fiscalía, a la que aportó recortes de prensa y ayer remitió un nuevo escrito para que se amplíe la investigación por si en las informaciones de EL PAÍS, La Gaceta y El Mundo sobre los bienes de Bono se percibieran "indicios de delito". Bono fue el primero en dirigirse a la Fiscalía con documentos sobre su patrimonio.

"La campaña de persecución es porque soy socialista, cristiano y defiendo a España", aseguran que dijo en la reunión del Grupo Socialista. Bono acusó a la "derecha extrema" de estar detrás de las "insidias", pero advirtió: "Si Franco no me quebró, estos tampoco".

En su relato, el presidente del Congreso recordó el ejercicio de "transparencia" que ha hecho al "desnudarse" ante los medios de comunicación con sus explicaciones sobre su patrimonio, el de su esposa y sus hijos mayores, que tienen su trabajo al margen del padre. "Lo importante no es tener, sino cómo se ha obtenido", aseveró Bono ante los diputados socialistas. También contó a los suyos que había enviado una carta al presidente del PP, Mariano Rajoy, para poner a su disposición la información que estimara conveniente y que no ha recibido respuesta. Tanto el portavoz socialista, José Antonio Alonso, como otros diputados, como Juan Barranco, defendieron después públicamente la honorabilidad de su compañero de partido.

Aunque las acusaciones contra Bono partieron de informaciones del periódico La Gaceta, los populares se han hecho eco de las mismas al pedir que el presidente del Congreso "ofrezca explicaciones". También el PP ha conseguido que se tome en consideración una carta que llegó al Congreso hace unas semanas de José Luis Mazón, un abogado de Murcia, en el que pide que se investigue el patrimonio del presidente del Congreso.

Después de la negativa de la mayoría de los miembros de la Mesa del Congreso, ahora se ha decidido que la misiva se traslade a la Comisión del Estatuto del Diputado. Su presidente, el socialista Francesc Vallés, ha pedido un dictamen de los servicios jurídicos del Congreso para saber si es pertinente esa fiscalización e investigación de los "desajustes patrimoniales" que señala el PP cuando pide que se investigue a la tercera autoridad del Estado. En principio, el Congreso no tiene la competencia de aclarar aspectos del patrimonio de los parlamentarios, pero Vallés está a la espera de la argumentación técnica de los letrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de mayo de 2010