Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior pone en marcha un nuevo teléfono gratuito para ayudar a los ludópatas

El consejero de Interior, Rodolfo Ares, y la directora de Juego y Espectáculos, Sonia Fernández, presentaron ayer en Bilbao la campaña Apuesta por el juego responsable. El destino se puede cambiar que pretende prevenir la ludopatía. Para ello se pondrá en marcha un teléfono gratuito (900 840 433) en el que se atenderá a las personas que padecen esa adicción.

Ares resaltó que no se trata de una campaña contra el sector del juego, una actividad que genera en Euskadi 3.000 empleos directos y cuyo volumen de negocio anual ronda los mil millones de euros, según un estudio del Gobierno vasco. El consejero recalcó: "El juego no es un problema. Se trata de una actividad propia del ser humano y una opción perfectamente válida para disfrutar de nuestro tiempo de ocio. Lo importante es evitar los excesos".

La campaña incluye el reparto de folletos que detallan algunos consejos a la hora de jugar, como marcarse límites de tiempo y de dinero o nunca apostar con el objetivo de enriquecerse o para evadirse de problemas, preocupaciones o frustraciones. También advierte sobre el riesgo del juego cuando se padecen otras adicciones.

Fernández incidió en la falta de control de los juegos de azar en Internet. Además del fácil acceso que los menores tienen a todas estas páginas web, la directora de Juego y Espectáculos recalcó que suponen "una competencia desleal y una desigualdad de oportunidades" con respecto a las empresas tradicionales del sector que cumplen con toda la normativa correspondiente.

Cerca del 2,5 % de la población vasca sufre ludopatía, según el mismo estudio del Gobierno, un porcentaje similar al de otras comunidades, como Cataluña, Andalucía y Aragón. Dicho informe recoge que el perfil del jugador vasco es el de un hombre de 30 a 40 años, con un nivel socioeconómico medio. Aunque cerca del 40% de los adictos tiene entre 18 y 30 años, el rango de edad de quienes solicitan ayuda se eleva hasta entre 30 y 50 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de mayo de 2010