Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los etarras de la T-4 serán juzgados por otro atentado

Los tres presuntos etarras Igor Portu, Mattin Sarasola y Mikel San Sebastián, juzgados esta semana por el atentado de la T-4 de Barajas, volverán a sentarse en el banquillo los próximos 25 y 26 de mayo por intentar colocar un coche-bomba en la zona comercial de Azca en Madrid, en 2007. La sección primera de la Audiencia Nacional también juzgará a su compañero del comando Elurra Joseba Iturbide.

El fiscal, que pide penas de entre 30 y 33 años de prisión, les imputa un delito de conspiración para estragos terroristas, pertenencia a banda armada y tenencia de explosivos, y añade para Portu y Sarasola el de tenencia ilícita de armas. Para perpetrar el atentado en Azca, Portu alquiló en Irún (Guipúzcoa) un coche, modelo Kia Picanto. Los presuntos terroristas eligieron el aparcamiento existente entre el edificio de El Corte Inglés y el BBVA para colocar el citado vehículo con explosivos, pero al final no lo estacionaron por la detención de Portu y Sarasola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 2010