Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps intenta invalidar los informes del juez Pedreira

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, intenta invalidar los informes periciales que le vinculan con la trama corrupta y que forman parte del sumario del caso Gürtel. "Todas las denuncias son infundadas", aseguró en las Cortes Valencianas. "De momento, a día de hoy, todas infundadas. Informe por informe, todos infundados y, además, tengo informes que lo demuestran", añadió.

Camps, interpelado por los portavoces socialista y del grupo Compromís, no quiso revelar cuánto dinero costó la visita del Papa. Y tampoco se comprometió a facilitar a la oposición los documentos de las contrataciones de la Generalitat con la trama. Por el contrario, puso el énfasis en invalidar el informe de la Unidad de Auxilio Judicial al TSJ de Madrid en el que se afirma que 17 departamentos de su Gobierno firmaron 85 contratos con firmas de la red corrupta incumpliendo las normativas.

Para Camps, el informe de la Unidad de Auxilio Judicial remitido a Pedreira no tiene rigor porque fue elaborado "por un funcionario del Gobierno central y carece de remisión a preceptos legales concretos que se consideran vulnerados, lo que evidencia su alto grado de subjetividad y ausencia de rigor". "Es intolerable", dijo Camps, que avaló su argumento con un informe elaborado por la Abogacía de la Generalitat y una sentencia del Tribunal Supremo que invalidó unos informes por estar redactados por "un órgano de auxilio del acusador público" en un caso de delito fiscal.

En "manos socialistas"

El presidente valenciano esgrimió, además, la teoría de la persecución al asegurar que el Tribunal de Cuentas, "en manos de los socialistas y de la izquierda", pide más explicaciones a su Gobierno que a otras autonomías "pero nunca encuentran nada".

Por su parte, el portavoz de los socialistas valencianos, Ángel Luna, criticó a Camps por "atacar a las instituciones que sean", aunque "no estén ni muchísimo menos en manos de la izquierda" para "evitar tener que dar explicaciones" del caso Gürtel. Para Luna, las críticas de Camps son un hecho "inusitado", porque "ha acusado al Tribunal de Cuentas de España de estar en manos de la izquierda". En este sentido, apuntó que el Tribunal de Cuentas de España"fue elegido por mayoría cualificada del Congreso y del Senado en el año 2001", siendo presidente del Gobierno, con mayoría absoluta, José María Aznar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2010