El acoso al juez Garzón

Un ex directivo del Santander declara: "Jamás hablé de dinero con Garzón"

El juez no gestionó la financiación, dice el ex director del banco en Nueva York

Gonzalo de las Heras, de 70 años, ex director general del banco Santander para Estados Unidos, aseguró ayer ante el instructor del Tribunal Supremo Manuel Marchena que "jamás habló de dinero" con el juez Baltasar Garzón en relación con los cursos patrocinados por su banco a la Universidad de Nueva York. El juez Marchena apretó al testigo durante cuatro horas, pero pinchó en hueso. La obsesión del instructor por desmenuzar cada dólar para hallar algún desvío de dinero a Garzón se estrelló contra un aplomado ex director bancario que no se arredró ante la presión ambiental. De las Heras dejó claro que las cuestiones económicas de los cursos las despachó con James Fernández, director de la Universidad de Nueva York, y con Garzón sólo los contenidos. Para el primer curso, fijó con Fernández una cantidad aproximada de 200.000 dólares. Más tarde mantuvo un almuerzo con Garzón y otros tres ejecutivos del banco, que no tuvo otro objeto que conocer los términos del programa, "sin que se abordara nada relacionado con la cuantía". Dijo más: nunca se le pasó por la cabeza que esas cantidades estuvieran inspiradas por el ánimo de predisponer al juez a favor de la entidad.

Más información

Respecto a los términos de una nota a Botín en la que De las Heras mencionaba que los bancos "siempre tienen que pensar en sus accionistas", el testigo dijo que la propuesta de Garzón incluía la presencia de jefes de Estado de países en los que el banco tiene intereses estratégicos, por lo que consultó con Madrid su conveniencia. Con el presidente del banco, Emilio Botín, ni se le ocurrió plantear nada relacionado con la retribución de Garzón. Ante la insistencia del instructor, De las Heras tuvo que responder hasta en media docena de ocasiones que sus contactos con Garzón sólo estuvieron relacionados con programas y contenidos y el juez nunca se encargó de los aspectos relacionados con la financiación. En otro momento dijo que la personalidad de Garzón "no fue determinante para la concesión de las ayudas", ya que "mucho más decisivo fue el plantel de invitados".

La cantidad comprometida en el primer seminario, que al final fue de 230.000 dólares, De las Heras no la consideró "especialmente relevante", dado que el acuerdo actual con la Universidad de Nueva York contempla 1,5 millones de dólares.

La declaración del testigo contrarió a Marchena, que al término del interrogatorio le exigió que "en el plazo más breve posible" y en todo caso antes del día 18 de mayo, -el 19 tiene citado a Emilio Botín-, comparezca "personalmente" para aportar el expediente íntegro de los dos seminarios, todos los asientos contables y la documentación del pago de las cantidades. De las Heras dijo que ya está jubilado, por lo que no tiene acceso al banco, y que la documentación la había remitido ya la asesoría jurídica del Santander. Marchena se mostró irreductible y exigió al testigo que regrese a Nueva York y luego vuelva a Madrid para presentar en persona la documentación exigida "en su totalidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de mayo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50