Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un encierro transmitido por Twitter

Dos diputados socialistas se quedan ocho horas en la sede de la Comunidad para lograr copia de los expedientes de adjudicación de las cadenas de TDT

"HELP!: Estamos encerrados en la Puerta del Sol. Nos están impidiendo fotocopiar documentación de los expedientes".

El Twitter del diputado socialista José Cepeda anunciaba a las dos de la tarde que la vicepresidencia de la Comunidad de Madrid se negaba a facilitarle copias de los expedientes por los que se adjudicaron las concesiones de la TDT y de 21 emisoras de radio, la mayoría a medios afines a Esperanza Aguirre. Hicieron falta ocho horas de encierro para que Cepeda, acompañado de la diputada Vilia Castillo y de Miguel Mendoza, asesor del grupo parlamentario socialista, saliesen de la Real Casa de Correos con los más de 1.000 folios que llevan un año pidiendo oficialmente en la Asamblea.

"Estamos mirando todo, pero necesitamos copias para estudiarlo en detalle y todo son problemas", retransmitía Cepeda a las 17.00. Los dos diputados y el asesor se plantaron en el archivo regional a las 10.30. A lo largo de la mañana solicitaron copia de los informes de evaluación de las adjudicaciones de las televisiones y de las emisoras de radio, pero con la excusa de que el servicio de reprografía cerraba a las 15.00 se les denegó la petición. "Se les han hecho las primeras fotocopias que han pedido, sin estar obligados a ello", informaba un portavoz de vicepresidencia. "Al cabo de media hora han pedido otro informe de 800 folios y se les ha invitado a venir mañana [por hoy]". El artículo 18.3 del Reglamento de la Cámara garantiza a los diputados de la oposición "obtener copia de aquellos documentos que les interesen".

Los diputados, que mantienen un pulso parlamentario desde hace un año, ya fueron rechazados el pasado viernes en el mismo lugar, a pesar de tener una cita para revistar esos expedientes. El personal que les recibió entonces argumentó que Cepeda podía acceder junto a otra persona, pero no una parlamentaria. Ayer, twitteado en directo, lograron finalmente lo que querían.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de mayo de 2010