Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blanes y Lloret de Mar tienen más pisos que arrendatarios

Blanes y Lloret de Mar, los municipios más grandes de la Selva, con 40.000 habitantes cada uno y casi el doble en verano, son candidatos claros al alquiler forzoso, igual que Tossa de Mar y Vidreres. Según la Generalitat, en ellos harán falta 11.187 viviendas.Pero en la práctica, hay más pisos que arrendatarios.

"Tenemos una bolsa de alquiler municipal y nos encontramos con más oferta que demanda", explica el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Blanes, Carles Gibert (CiU). "Muchas promociones que no se han logrado vender han salido al mercado de alquiler", añade. Otra cosa es que falten pisos para personas con más dificultades para alquilar, concede. "Estábamos pendientes de un convenio con la Generalitat para construir 40 pisos de protección oficial", asegura. Por ahora se ha aplazado "por falta de recursos".

En Lloret de Mar tampoco será por oferta. "Tenemos todos los pisos que quiera, nunca tuvimos tanta oferta como ahora... lo que hace falta es clientela", explica Teresa Gimeno, dueña de la agencia Planella Bonet, que ofrece pisos a partir de 400 euros. Hoy tiene 20 inmuebles esperando a quien los alquile.

Problema: muchas personas no tienen empleo fijo. "Sin garantías, ningún propietario alquila su piso", razona la presidenta del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Girona, Marta Madrenas. Es contraria al alquiler forzoso por "coercitivo". Y además, cree que llega "a destiempo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 2010