Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hora de la verdad para la capitalidad 2016

Córdoba y Málaga tienen dos meses para entregar sus proyectos

Dos ciudades andaluzas, Córdoba y Málaga, compiten por conseguir la designación de Capital Europea de la Cultura en 2016, año en que, según las normas de reparto de la Unión Europea, toca el turno a España y Polonia. En la carrera hay otras 13 ciudades españolas.

En la larga carrera, Córdoba la inició en 2003 y Málaga un año después, son casi inevitables los recelos. En Córdoba no sentó muy bien que Málaga se metiera en la puja cuando ya llevaba un camino recorrido, por temor a que la dispersión de esfuerzos deblitara una candidatura en la que entonces estaba muy comprometida la Junta. La Administración andaluza optó entonces por una postura de neutralidad, que no siempre ha sido entendida o bien interpretada, desde una y otra ciudad.

Pese a lo desafinado de alguna que otra declaración política, lo que llama la atención en esta pugna es el escrupuloso respeto mutuo de las dos candidaturas. En una comunidad autónoma acostumbrada a los recelos territoriales, las candidaturas de Córdoba y Málaga son un ejemplo. Puede que no fuera lo mismo si se tratara de otras ciudades, pero Córdoba y Málaga siempre se han relacionado como vecinas cordiales, sin cuitas pendientes.

Hace un par de semanas, los dos principales partidos utilizaron la disputa por la capitalidad como arma arrojadiza. El secretario de Organización del PSOE de Andalucía, el cordobés Rafael Velasco, afirmó que Córdoba llevaba mucha ventaja a Málaga e insinuó que la Junta apoyaba a su ciudad, lo que provocó una dura contestación del PP, que cuestionó la neutralidad autonómica con gruesas acusaciones de sectarismo.

El rifirrafe no tuvo más recorrido siquiera ni el eco popular que otras veces tienen asuntos tan sensibles como los agravios territoriales. Los foros de las dos candidaturas no ha registrado estos días ninguna palabra de insulto ni desprecio hacia el rival, sólo apoyos en positivo.

Las dos candidaturas se afanan en cerrar sus proyectos, que tienen que estar presentados en julio. Un jurado de siete especialistas hará entonces una primera selección. Sólo una de las dos andaluzas superará el corte. Es la hora de la verdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de mayo de 2010