El Ejecutivo se da tres semanas para alcanzar un pacto laboral

El Gobierno quiere tener pronto lista la reforma laboral. Los mercados la exigen. Así que el Ministerio de Trabajo ha fijado un plazo: tres semanas. Si no está lista entonces, el Ejecutivo actuará. "Si no hay acuerdo, casa uno deberá explicar por qué", zanjó ayer en Gijón el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho.

Pero lo cierto es que las palabras del ministro no se compadecen con el ritmo de las negociaciones. Ayer mismo, se celebró el tercer encuentro del mes. En él, los sindicatos exigieron al Ejecutivo mayor celeridad para tener el acuerdo listo cuanto antes. "Somos partidarios de negociar todo el tiempo, y tenemos nuestra agenda abierta", explican fuentes sindicales.

En el encuentro de ayer, en principio, estaba previsto que el Ejecutivo detallara los planes para extender el contrato con una indemnización por despido de 33 días, pero al final no se abordó el tema. La cita transcurrió con discusiones sobre los ritmos de la negociación. También se habló de un documento elaborado por los sindicatos con su análisis de la última propuesta del Gobierno. En él, UGT y CC OO critican algunos puntos de la propuesta como la de rescindir los contratos de obra o servicio una vez acabada una subcontrata.

Más información
Los mercados conceden una tregua a España tras las bajadas de 'rating'
El Gobierno descarta que el paro llegue a los cinco millones

Los contactos seguirán la semana que viene. Pero los planes concretos que el Gobierno tiene sobre el ya famoso modelo austriaco tendrán que esperar, al menos, hasta el 10 de mayo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS