"Dignificar a los mariquitas"

Pilar Távora estrena 'Madre amadísima', cinta que defiende a los homosexuales

"Dignificar a los mariquitas". Eso es lo que se propuso hace tres años la directora sevillana Pilar Távora cuando la historia que le contaron Ramón Rivero y Santiago Escalante le transportó a su infancia y recordó a un amigo de sus padres, también homosexual, a quien adoraba y que, como muchos otros en la España del franquismo, sufrió el rechazo de buena parte de la sociedad. El resultado de ese sentimiento, ese "click" que sintió dentro, es Madre amadísima, la película que se preestrenó ayer en el cine Cervantes de Sevilla y el 7 de mayo llegará a cines de toda España.

"Yo estaba haciendo un programa para Canal Sur Televisión sobre la historia del teatro en Andalucía. Fue entonces cuando conocí a Ramón y a Santiago y me emocionó la obra que representaban y con la que ya han realizado más de 500 funciones, muchas de ellas fuera de España. Ellos son Teatro del Mentidero, de Cádiz, y la obra es Madre amadísima. En ese mismo momento les dije que quería llevar su obra a la pantalla", comentó ayer en Sevilla Pilar Távora, quien además de documentales y series para televisión ha realizado dos largometrajes de ficción: Nana de espinas (1984) y Yerma (1998).

La cinta, que también se preestrenará en Madrid el 5 de mayo, cuenta la vida de Alfredito, un homosexual de 56 años que nació en plena dictadura en un pueblo de Andalucía. Alfredito, encarnado por Ramón Rivero, es vestidor de la virgen y un día, mientras la acicala, decide relatarle toda su vida. Es así como el hombre se transforma en un joven, papel que interpreta José Burgos, y descubre su sexualidad y, con ella, el rechazo de muchos de los que lo rodearán en su vida. Madre amadísima, es también una denuncia contra la violencia de género, ya que la madre de Alfredito -de joven la cantante Gala Évora y cuando es mayor, Gloria de Jesús- es una mujer maltratada para quien su mundo se reduce a su hijo a quien convierte en el centro de su vida. El filme, con un presupuesto de 1.225.000 euros, cuenta con la ayudas de la Consejería de Cultura, el Ministerio de Cultura y Canal Sur, que ha comprado los derechos de emisión.

"La película trata un tema universal, salvando el oficio de vestidor de la virgen, los problemas que han tenido los mariquitas en cualquier país han sido siempre los mismos", aclara la directora.

"Durante el franquismo no era un problema el ser maricón, sino el ser persona. En seguida te aplicaban la ley de vagos y maleantes", asegura Ramón Rivero. "Es muy curioso lo que nos pasó en La Habana. Estábamos con la obra clausurando un festival y Fidel Castro nos invitó a cenar. Yo, como soy muy atrevido, le pregunté al ministro de Cultura por la situación de los homosexuales en La Habana y me contestó: Aquí no tenemos ese problema", rememora Santiago Escalante, guionista de la película y también parte del reparto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Margot Molina

Ha desarrollado su carrera en El PAÍS, la mayor parte en la redacción de Andalucía a la que llegó en 1988. Especializada en Cultura, se ha ocupado también de Educación, Sociedad, Viajes y Gastronomía. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado, entre otras, la guía de viajes 'Sevilla de cerca' de Lonely Planet.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS