Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Salto al mercado americano

La cadena hotelera Room Mate cambia su estrategia por la crisis

La crisis turística está cambiando por la fuerza el libreto de las cadenas hoteleras. Room Mate, la firma de hoteles de ciudad que preside el empresario Enrique Sarasola Marulanda, ha decidido dar el salto al exterior justo el año en que espera obtener los primeros números negros tras cuatro años de actividad, según ha señalado el propio Sarasola.

"En los próximos días abriremos en México y Buenos Aires y también es inminente la apertura de Nueva York y Miami. Asimismo, nuestra estrategia en España cambiará para centrarnos en Madrid y Barcelona", resume Sarasola. La crisis está azotando el sector hotelero en ciudades medias como Valencia, Málaga y Granada, donde la firma busca una salida de futuro a los establecimientos con lo que cuenta en estas localidades.

La compañía se centrará en Madrid y Barcelona para abrir nuevos centros

Nacida en 2006, la cadena que ya cuenta con 22 hoteles, busca la explotación en alquiler de hoteles céntricos de las ciudades, con diseño, calidad y servicios similares a los cuatro estrellas pero con un menor precio (ahora la tarifa media es de 106 euros). "La minuciosa gestión de costes, la penetración a través de Internet y nuevos soportes de comunicación nos permitirá llegar este año a los números negros a pesar de la crisis del sector", señala Sarasola. La cadena redujo el pasado año el nivel de ocupación sólo el 2,2%, y la rebaja de precios estuvo cercana al 8%, muy por debajo de los descuentos que se han impuesto en el sector hotelero para activar la demanda, según los datos de la compañía.

Este empresario reconoce que el turismo vive un momento complicado y que la próxima subida del IVA será otro mazazo a su maltrecha economía. "Creo que el sector turístico no está recibiendo las ayudas que podrían convertirle en un activo generador de empleo ya que es la primera industria nacional y supone el 10,5% del producto interior bruto", recalca Sarasola.

El empresario turístico critica abiertamente "las ayudas a la banca, un sector que fue el culpable de la crisis que pagamos todos y que se concreta en una clara falta de financiación. Es urgente un pacto de Estado entre el Gobierno y la oposición para abordar la crisis". La cadena hotelera logró el pasado año aumentar las ventas un 10% hasta los 22 millones de euros. En el primer trimestre de 2010 la tasa de ocupación de sus hoteles se situó en el 70%.

La compañía ha cambiado su estructura de capital tras una reciente ampliación. En la actualidad los socios fundadores (Enrique Sarasola, Carlos Marrero y Gorka Atorrazagasti) controlan el 55,99% del capital. La segunda accionista es Rosalía Mera, la ex mujer de Amancio Ortega (dueño de Inditex) que ha llegado hasta el 21,34%. Como tercer socio se encuentra CCM Corporación con el 10,62%, le sigue la familia Sanzol con el 6,39% y lo completa la familia Del Castillo con el 5,66%. La nueva estructura de capital junto con el bajo nivel de deuda le permite abordar su expansión, según Sarasola, quien no está cerrado a buscar alianzas con otras cadenas afines pero sin perder el control de su compañía que cuenta con una plantilla de 320 empleados con una media de edad de 32 años. El 57% de la plantilla son mujeres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de abril de 2010