Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescate en el gaseoducto

Interior y Naturgas montan el simulacro de un accidente en Irún - Miembros del servicio de emergencias salvan a dos trabajadores atrapados por un temblor

Un temblor de tierras registrado en la obra de construcción de un gaseoducto en Irún. Un trabajador atrapado por una gran tubería y otro sepultado en una zanja, en un lugar de difícil acceso. Tal es el escenario al que se enfrentaron ayer los servicios de emergencia de la Ertzaintza, Osakidetza y los Bomberos de la Diputación de Guipúzcoa en un simulacro de siniestros que había sido organizado por el Departamento de Interior y Naturgas para mejorar la respuesta ante este tipo de situaciones. El resultado, un rescate resuelto en tres cuartos de hora.

Una llamada a SOS Deiak, a las 11.33, supuso el arranque de la operación de rescate, desarrollada en un tramo en construcción del gasoducto Bergara-Irún, en el barrio de Ventas de esta última localidad. En pocos minutos llegaron agentes de la Ertzaintza, bomberos y sanitarios de Osakidetza.

Toda la operación quedó resuelta en apenas tres cuartos de hora

El primer objetivo era evacuar a un operario al que se presentaba atrapado bajo una tubería de dos toneladas de peso. Mientras los bomberos desplazaban el tubo, los servicios sanitarios proporcionaban los primeros auxilios al herido, un operario que se prestó voluntario y se metió en el papel mostrando su dolor. En media hora, pudo ser liberado y sacado de la zanja.

A escasa distancia, otro operario había quedado sepultado a dos metros de profundidad y esperaba a ser salvado. Para encontrarlo, entró en acción un perro de la Unidad Canina de la Ertzaintza, la misma que se desplazó recientemente a Haití para ayudar al rescate de los afectados por el terremoto. El pastor belga rastreó la zona con nerviosismo, siguiendo las indicaciones de un policía. El resto de los presentes observaban en silencio para no despistar al animal. En tres minutos, sus ladridos indicaron que ya había encontrado al segundo herido.

La labor de una excavadora de la empresa Masa, encargada de la obra, permitió retirar la tierra que impedía llegar a la víctima simulada, quien a las 12.18 era trasladada en camilla a una ambulancia.

El plan de rescate diseñado preveía que uno de los dos heridos fuese conducido al hospital en helicóptero. No resultó posible, ya que la espesa niebla que cubría a esa hora Durango impidió que el aparato despegase. "Si hubiera sido una situación real, habríamos recurrido a un helicóptero de los compañeros de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía", explicó un técnico de emergencias.

Todo el proceso fue seguido de cerca por el director de Atención de Emergencias de Interior, Pedro Anitua, y el director general de Negocio Regulado de Naturgas, Juan Ramón Arraibi.

Ahora, sólo queda evaluar el resultado del simulacro para analizar si resulta necesario mejorar el protocolo de comunicación, intervención y coordinación que está previsto para este tipo de accidentes laborales, que suceden cuando se producen fuertes precipitaciones.

"Desgraciadamente, hemos tenido en varias ocasiones a personas atrapadas por estos corrimientos de tierra", apuntó Pedro Anitua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de abril de 2010