Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia vizcaína ordena la busca y captura de la esposa de López-Santacruz

La mujer del ex director del aeropuerto bilbaíno fue condenada a dos años

La Audiencia de Vizcaya ha ordenado la busca y captura para ingresar en prisión de Laura Hernández, esposa del ex director del aeropuerto bilbaíno, Segismundo López-Santacruz. La mujer fue condenada a dos años de cárcel por receptación -aprovecharse de dinero de procedencia ilícita- en el mismo juicio en que sobre su marido recayó una pena de nueve años y medio por cinco delitos cometidos durante su gestión al frente del aeródromo.

El tribunal dictó el pasado 12 de abril un auto en el que reclama a las Fuerzas de Seguridad del Estado la detención de Hernández, a quien la Audiencia requirió hace dos meses para que ingresase en prisión.

La esposa de López-Santacruz no ha pagado los 60.232 euros en concepto de responsabilidad civil que el tribunal le condenó a abonar por el cobro de comisiones de su esposo en las obras del aeropuerto de Sondika. Hernández remitió en julio de 2009 una carta a la Audiencia vizcaína en la que se ofrecía a pagar 30 euros mensuales para saldar esa deuda. Al no tener antecedentes penales y como su pena no supera los dos años, evitaba entrar en prisión si se hacía cargo de dicha cantidad. La Audiencia rechazó en diciembre pasado su propuesta "por la mínima cantidad que procede y lo dilatado en el tiempo que supondría" el pago completo (más de 167 años).

El tribunal dictó en febrero el ingreso en prisión de Laura Hernández

Tras esperar dos meses a que ingresase en la cárcel y "transcurrido en exceso el plazo concedido", el tribunal ordena ahora su búsqueda y arresto.

Un jurado popular declaró en junio de 2007 a López-Santacruz culpable de cinco delitos cometidos mientras dirigió el aeropuerto de Bilbao (entre 1997 y 2001). Ese periodo coincidió con construcción de la nueva terminal en Loiu. Fue condenado por falsificación y malversación de caudales públicos por simular el arrendamiento de su vivienda -que alquiló a su madre, dinero pagado por AENA con el que compró dos pisos-, y falsificación, fraude y cohecho en la contratación de las obras del aeropuerto. Por ellas recibió 948.000 euros en comisiones. La sentencia, que es firme desde diciembre de 2008 tras ser ratificada por el Tribunal Supremo, incluía la pena a Hernández.

Además de la cárcel, el ex director y su esposa deben pagar más de 3,6 millones en conceptos de responsabilidad civil, multas e indemnizaciones, dinero del que no han abonado nada hasta ahora. López-Santacruz tiene otros dos juicios pendientes por alzamiento de bienes y falsificación, causas instruidas, respectivamente, por un juzgado de Getxo y otro de Pamplona.

López-Santacruz cumple desde hace un año condena en la prisión de Sevilla, provincia en la que su familia vive desde 2007. También se negó en un principio a ir a la cárcel. La Audiencia se lo ordenó hasta en dos ocasiones: en diciembre de 2008 y febrero de 2009. Finalmente, agentes de la Guardia Civil le detuvieron en su chalé en la localidad sevillana de Bormujos. Su esposa también fue arrestada, pero quedó en libertad poco después.

López-Santacruz también propuso pagar 30 euros al mes para saldar los 816.000 euros de responsabilidad civil a cuyo pago le condenó la Audiencia por el cobro de comisiones ilegales. "La cantidad ofrecida es simplemente ridícula teniendo en cuenta el monto total de la indemnización", afirmaba el tribunal en un auto fechado el pasado 12 de marzo.

Al ex director del aeródromo vizcaíno no se le ha localizado ningún bien y sólo se le ha podido embargar la tercera parte de un piso de Madrid de la familia de su esposa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de abril de 2010