Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unió Mallorquina se refunda con un código de buenas prácticas contra la corrupción

"Nos han de dar una oportunidad". Ese fue uno de los mensajes, casi un ruego hacia la prensa, que difundió ayer el congreso extraordinario de Unió Mallorquina (UM), cuyo objetivo principal es refundar el partido con "un código de buenas prácticas". Varios ex altos cargos de UM -entre ellos tres personas que han presidido el partido- se encuentran imputados por corrupción.

Este es el tercer congreso extraordinario que realiza en menos de dos años Unió Mallorquina, formación que actúa de bisagra en varias instituciones baleares, en las que ha formado mayoría tanto con el PP como con el PSOE.

Este partido expulsó a UM del Gobierno autónomo y de la alianza para gobernar el Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma tras las imputaciones y detenciones de destacados cargos públicos de Unió Mallorquina. Varios de ellos -Maria Antònia Munar, Miquel Nadal y Miquel Àngel Flaquer, ex presidentes del partido- se encuentran dados de baja y no han sido ni mencionados en el congreso, al que asistieron 400 delegados.

UM queda ahora encabezada por el diputado Josep Melià Qués, elegido presidente con algo menos del 70% de los votos y sin candidatos rivales. El partido intentará dejar atrás su pasado plagado de escándalos de corrupción, que ha dañado gravemente su imagen. El dirigente de Convergència Democràtica de Catalunya, Felip Puig, acudió al congreso para respaldar a UM y a su nuevo líder.

"Hemos cometido errores, no hemos hecho las cosas bien, hemos tenido una tendencia hacia el clientelismo", reconoció Melià. Pero en su discurso final advirtió: "No tenemos voluntad de disolver el partido". Y aseguró que UM seguirá en la oposición hasta las próximas elecciones, y hasta entonces ayudará a la gobernación pero sin echarse en brazos del PSOE ni del PP. Melià hizo un discurso centrado y nacionalista.

La presidenta del Consell de Mallorca, Francina Armengol (PSOE), fue abroncada a su llegada al congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de abril de 2010