Caixanova se reserva el poder de veto en las decisiones estratégicas de R

Feijóo dice que la venta de un tercio de la compañía "no es una buena noticia"

Las cláusulas incorporadas al contrato de opción de compra por el 35% de R que Caixanova pactó con el fondo de capital riesgo CVC Capital Partners implican la posibilidad de vetar en el consejo de administración de la operadora determinadas decisiones estratégicas, como el mantenimiento de la sede y su cúpula directiva, entre otras. La caja que preside Julio Fernández Gayoso mantiene todavía el 65% de R, pero la propia entidad admite que la opción de compra para rebajar su participación al 30% será el paso siguiente, aunque el contrato no pone más fechas que el plazo máximo de tres años.

"Caixanova seguirá manteniendo una influencia significativa en R", señala la caja en un comunicado, "al tener garantizado mediante pactos societarios la participación en todas las decisiones estratégicas de la compañía, una vez completada la operación que ha permitido la entrada en su accionariado del fondo de inversión CVC". Completar esa operación será situarse, según fuentes de la entidad, en una participación que es la que ya tenía la caja antes de adquirir a Unión Fenosa su paquete de un 30% de acciones de R.

Gayoso explica a los directivos que el proceso de fusión será complicado
El presidente aboga por una caja única para salvaguardar proyectos estratégicos

Más información

Tras una reunión con más de un centenar de directivos mantenida ayer por la cúpula de Caixanova, con Fernández Gayoso y José Luis Pego, su director general, al frente, la entidad hizo hincapié en que CVC "ha comprometido inversiones por 1.500 millones para impulsar nuevos proyectos y asegurar el crecimiento de la operadora en el mercado español e internacional, de los que 330 millones se destinarán durante los próximos cinco años a acelerar el despliegue de la red de fibra óptica de R en Galicia".

En la cita, el presidente de Caixanova abordó, aunque de forma escueta, las negociaciones para la eventual fusión con Caixa Galicia. Fernández Gayoso dejó claro a los directivos que el proceso será "complicado". También aludió al protagonismo del Banco de España para impulsar las negociaciones y transmitió al equipo directivo que las conversaciones se deben llevar con "discreción". Caixanova comunicó tras el encuentro que, al cierre del primer trimestre del año, ha conseguido reducir la morosidad hasta el 4,78%, 11 décimas por debajo de la tasa registrada a finales de 2009. Las conversaciones para cuadrar la fusión por parte de los equipos negociadores se acelerarán en los próximos días, según indican fuentes de ambas entidades. Caixa Galicia celebró ayer comisión delegada, en la que se dio cuenta a sus miembros de la negociación.

Tras la reunión semanal de su Gobierno, el presidente Alberto Núñez Feijóo lamentó la venta de un tercio de las acciones de R al fondo de capital riesgo y aprovechó para recrodar la importancia de que Galicia cuente con una caja de ahorros que respalde inversiones clave para la comunidad. "La compraventa de acciones le compete decidirla a las empresas, pero es evidente que no es una buena noticia para Galicia y debemos sacar algunas conclusiones: la necesidad de una gran caja que respalde los proyectos estratégicos para Galicia", subrayó. Feijóo puso como ejemplo a R, que tiene sede en A Coruña pese a que su accionista mayoritario es Caixanova, e insistió en su apuesta por unir ambas cajas. "Con la negociación se abre una puerta al optimismo", admitió al presidente, que abogó por dejar hacer a las partes. Sí expresó su esperanza de que dos entidades puedan alcanzar un acuerdo antes de que expire el plazo del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, a finales de junio.

También el portavoz nacional del BNG se refirió a la venta de acciones de la compañía. Guillerme Vázquez tildó la operación de "pelotazo" y criticó al presidente de la Xunta por "olvidar su amor a Galicia". El líder nacionalista, que hizo estas declaraciones antes de que Feijóo se hubiese pronunciado, cuestionó el "silencio" del Gobierno gallego, que, en su opinión, deja entrever que "está de acuerdo" con la venta del 35% de la empresa de telecomunicaciónes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de abril de 2010.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete