La N-II inicia el camino para ser vía urbana en el Maresme

Los 40.000 vehículos que diariamente utilizan la N-II en su zona urbana en el Maresme ven, desde ayer, más cerca el final de un trayecto que, día sí día también, es un calvario, para ellos y para los habitantes de las localidades que cruzan. El consejero de Política Territorial, Joaquim Nadal, y el presidente del Consejo Comarcal del Maresme, Josep Jo, firmaron ayer por la tarde el convenio que da paso a que la N-II deje de ser carretera y se convierta en vía urbana. La medida incluye una modificación del sistema de peajes de la C-32 en la zona, con descuentos para usuarios habituales y quienes viajen con el coche lleno o con vehículos poco contaminantes. Estos descuentos entrarán en vigor en el segundo semestre de este año y oscilan entre el 20% y el 65%. La C-32 es utilizada cada día por unos 100.000 usuarios entre Barcelona y Mataró.

El cambio de la N-II exigirá la creación de una nueva autovía, casi paralela a la C-32. La ronda de Mataró, una de las piezas de esta nueva autovía, será licitada durante este año, con una inversión inicial de unos 400 millones de euros. En estos momentos se halla en fase de estudio informativo la ronda del Baix Maresme (de Montgat a Mataró). El convenio prevé mejoras en la línea de Rodalies y, a largo plazo, una reubicación de la vía férrea, de modo que abandone la primerísima línea de costa y se instale en el centro de las poblaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de abril de 2010.

Lo más visto en...

Top 50