Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Mis gestiones generaron miles de millones de beneficio a Marbella"

El fiscal dice que el presidente del Sevilla creó una "espiral procesal" para lucrarse

El abogado y presidente del Sevilla, José María del Nido, y el fiscal anticorrupción Francisco Jiménez Villarejo convirtieron ayer el interrogatorio del primero en un extenuante pugilato de casi cinco horas en el que ninguno consiguió imponerse al otro. En la quinta sesión del juicio del caso Minutas, sobre el presunto enriquecimiento ilícito de Del Nido a costa de las arcas municipales de Marbella (Málaga) entre 1999 y 2003, el letrado, tan electrizado como el día anterior, volvió a permitirse desplantes al representante del ministerio público -"eso que me plantea es de primero de Derecho"- y defendió su actuación profesional. Del Nido afirmó que hay "sentencias firmes del Tribunal de Cuentas" que afirman que sus gestiones "generaron para el Ayuntamiento de Marbella y sus sociedades mercantiles miles de millones de pesetas de beneficios".

La sesión tuvo un tacto de lija de principio a fin y los dos recesos ordenados por el presidente del tribunal, Carlos Prieto, buscaban tanto el descanso de la sala como serenar el ánimo, a ratos muy exaltado, de Del Nido. El fiscal acusó al presidente sevillista de crear una "espiral procesal" para cobrar minutas indebidamente. Jiménez Villarejo se refería a los distintos recursos que presentó Del Nido en 1999 para oponerse a la fiscalización del Ayuntamiento marbellí por parte del Tribunal de Cuentas. La Ley de Funcionamiento del Tribunal de Cuentas establece que los acuerdos de fiscalización no son susceptibles de recurso, ni administrativo ni judicial. Sin embargo, Del Nido, a sabiendas de ello, recurrió hasta los tribunales Supremo y Constitucional. Este último órgano ni siquiera admitió el recurso.

Por estas gestiones innecesarias, encargadas de forma verbal, Del Nido cobró al Consistorio minutas por valor de 23.557 euros. "Jesús Gil me ordenó que impugnara la fiscalización porque ya había otra fiscalización de la Cámara de Cuentas de los mismos años y ya habían prescrito; me limité a cumplir las órdenes del cliente", aseguró Del Nido. El abogado trató de eludir las preguntas enzarzándose con Jiménez Villarejo en una discusión sobre la imposibilidad de presentar recursos ante una fiscalización del Tribunal de Cuentas. "No conviertan esto en un examen de oposición", zanjó Prieto.

Cuando el equipo de fiscalización del Tribunal de Cuentas desembarcó en Marbella en octubre de 1999, en la primera reunión con el Ayuntamiento rechazaron a Del Nido como interlocutor válido al no ser cargo electo o funcionario. Aun así, según el fiscal, Del Nido giró una minuta, la 53/99, por "la fiscalización del Ayuntamiento de Marbella". La minuta ascendió a 14.242 euros. "Formalmente no atendía yo; mi labor era interna de coordinación con los funcionarios del Ayuntamiento (...) Afortunadamente intervine, gracias a mí se justificaron decenas de miles de millones de pesetas", aseguró Del Nido. La fiscalía sostiene que la labor de Del Nido era "entorpecer" al Tribunal de Cuentas.

El fiscal considera que la minuta 53/99 es "ficticia". "Cobré por la actuación profesional que efectivamente realicé", aseguró el abogado sevillano, quien precisó, además, que no ha cobrado del Ayuntamiento las minutas que son objeto de litigio. En total, el fiscal calcula que Del Nido cobró más de seis millones de euros con las minutas presuntamente ficticias, y pide para él 13 años y medio de cárcel.

Sobre las facturas correspondientes a unos formularios sobre 21 empresas municipales, las cuales tienen todas el mismo importe -3.000 euros-, Del Nido afirmó: "El precio es por remisión a las normas del Colegio de Abogados de Málaga".

Un juicio cargado de tensión

El fiscal pregunta a Del Nido por el contenido de un poder notarial para pleitos, otorgado por Jesús Gil.

Del Nido: "Ésa es una cuestión tan de primero de Derecho que me quedo asombrado".

Del Nido: "Parece que no sabemos de Derecho Mercantil".

Fiscal: "No le consiento ni una vez más que se dirija a mí en ese tono. Le guste o no, ejerzo la acusación, represento al Estado de Derecho y le trato con respeto".

Del Nido: "El fiscal manipula la información" (sobre la fecha de unos formularios).

Fiscal: "No le consiento que diga eso".

Del Nido: "Yo no dije que se pagaran los escritos de mi bolsillo; no me confunda (...) lo que dice el fiscal es falso".

Fiscal: "Evidentemente usted ha hecho de todo".

Del Nido: "Pero lo he hecho con trabajo. Trabajé con la documentación que me dieron".

Fiscal: "La acusación cuestiona que se hiciera siquiera el trabajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de abril de 2010

Más información