Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos de Bilbao ofrecen a Azkuna pactar el futuro del plan de Zorrozaurre

La asociación respaldada por el Superior plantea rescatar un gran parque

La Asociación de Vecinos El Canal, la principal que aglutina a los residentes en los barrios bilbaínos de Sarriko, Elorrieta y San Ignacio, quiere buscar una "solución dialogada" con el Ayuntamiento a la situación creada sobre el plan de regeneración de Zorrozaurre, el motor de la futura expansión de la villa. Una sentencia del Tribunal Superior vasco paralizó la semana pasada el complejo proyecto urbanístico previsto en la zona al hallar defectos de forma en su tramitación. El tribunal estimaba así un recurso interpuesto por dicha asociación, que ponía en duda la correcta tramitación de hasta 11 apartados del plan.

El Ayuntamiento acordó subsanar las deficiencias apreciadas por el tribunal e interponer al tiempo un recurso de casación ante el Supremo para impedir que los vecinos reclamen la ejecución de la sentencia. Lejos de querer "parar el desarrollo de Zorrozaurre", la asociación presentó ayer a los medios de comunicación la propuesta que trasladará al equipo de gobierno de Iñaki Azkuna. También la trasladará la semana entrante a la oposición municipal. La asociación vecinal pretende resolver el conflicto "aquí y ahora", ya que entiende que resulta "irresponsable fíar la solución" a un tribunal "saturado".

La entidad pedirá la ejecución de la sentencia si no se llega a un acuerdo

La demanda vecinal se centra en dos puntos. El más importante para ellos es recuperar el parque "prometido" en 1995 por el anterior primer edil, Josu Ortuondo, que les fue "arrebatado" en el plan aprobado en abril de 2008, el ahora anulado por el Superior. El plan colocaba el parque en el centro de la futura isla de Zorrozaurre.

Los vecinos quieren ubicar dicho equipamiento en San Ignacio, entre la curva de Elorrieta y el puente de Euskalduna. El portavoz de la asociación, Txus Ureta, recalcó que "donde antes había un parque ahora va una línea de 21 edificios con 900 viviendas".

A este objetivo, compartido por la Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao, que apoya a la plataforma en todo este conflicto, se suma otro: eliminar uno de los cuatro puentes previstos en el plan. Los vecinos rechazan que sus barrios absorban la gran densidad de tráfico que atraería un enlace entre Zorrozaurre y San Ignacio.

La asociación El Canal ve factible alcanzar una solución intermedia que satisfaga a ambas partes y minimice los efectos del desarrollo de la futura isla sobre los casi 80.000 residentes en la zona. "No supone una afección grave para el Ayuntamiento ni para las previsiones de crecimiento residencial previstas. Ambos objetivos son compatibles", sostuvo Ureta.

El portavoz de la plataforma criticó la versión "tergiversada" que, en su opinión, ofreció el consistorio tras conocer el fallo judicial. Ureta matizó que la anulación del plan elaborado por la arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid "no es parcial ni se basa en cuestiones formales", sino que incide en aspectos fundamentales, como la ausencia de un informe del preceptivo Consejo Asesor de Planeamiento. El Ayuntamiento adujo que no pudo realizarse al no estar constituido dicho Consejo cuando se aprobó la modificación puntual del Plan General. El Consejo aprobó el pasado 22 de marzo dicho trámite.

Ureta recalcó que "empeñarse en ignorar la voluntad ciudadana es una mala solución para todos". Si no halla la receptividad esperada en los responsables municipales, la asociación reclamará la ejecución de la sentencia y la paralización de todo el proyecto. "Las empresas afectadas por la sentencia difícilmente podrán compartir el optimismo de los responsables municipales cuando vean en peligro sus inversiones económicas", enfatizó este portavoz.

Consultado por EL PAÍS, el Ayuntamiento aplazó hasta la semana entrante cualquier comentario sobre la oferta vecinal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de abril de 2010