Diez años de historia de los 'tablets'

Si alguien creyó siempre en los tablets, si alguien profetizó y, en este caso, fue a la vanguardia, ese, sin duda, se llama Bill Gates. Una iniciativa, por otra parte, que tuvo poco éxito.

En 2001 el dueño de Microsoft presentó en la feria Comdex de Las Vegas este tipo de ordenador, pensado para trabajar en movimiento, como el caso de los médicos que pasan consulta o los técnicos de obras públicas.

Las novedades respecto a los portátiles estribaban en su pantalla totalmente giratoria y plegable sobre el teclado y el reconocimiento de los caracteres escritos a mano (palabras, dibujos y gráficos) con un objeto punzante (aún no había pantallas táctiles). Su mayor inconveniente, el precio, bastante superior al portátil normal.

El concepto lo abanderó Microsoft y lo fabricó, principalmente, Toshiba. En España, las dos empresas apostaron por su aplicación en los colegios. La Consejería de Educación del Gobierno aragonés y la escuela del pequeño pueblo de Ariño iniciaron en febrero 2003 una prueba piloto de la aplicación de estos ordenadores en la enseñanza. Los niños se llevaban el tablet PC a su casa, como si fuera el libro de texto o el cuaderno de los deberes.

En estos 10 años ha habido una docena de fabricantes de tablets con medio centenar de modelos, principalmente Toshiba, HP, Fujitsu y Lenovo, que combinan la manejabilidad con la resistencia a golpes y derramamiento de líquidos. Pese a sus ventajas, el tablet nunca fue un ordenador de masas, apenas cuatro millones de unidades vendidas. ¿Conseguirá Jobs lo que no pudo hacer Gates?

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS