Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:VICENTE IRISARRI | Alcalde de Ferrol

"Estoy solo ante la oposición"

Lleva casi tres años al frente de la alcaldía. El último año y medio, en minoría (nueve ediles de 25) en una ciudad compleja y fragmentada como Ferrol. El socialista Vicente Irisarri (Vigo, 1950) se queja amargamente de una oposición que ha hecho piña y bloquea proyectos clave.

Pregunta. ¿Imaginaba que sería tan difícil gobernar en solitario?

Respuesta. No ignoraba la dureza de la política local, pero no imaginaba que alcanzase este grado. Hay quien es incapaz de separar un proyecto de ciudad de los intereses partidarios. Nadie gobierna en minoría por gusto. Sabía que la ruptura con Izquierda Unida nos traería dificultades. La aritmética siempre te condiciona.

P. ¿Se siente aislado?

"A cada paso que damos nos ponen nuevos obstáculos y zancadillas"

"Sinceramente, me siento aislado, pero muy apoyado por los ciudadanos"

"Nadie entiende que IU y BNG puedan ir del brazo del Partido Popular"

R. Sinceramente, sí. Me siento muy apoyado por la ciudadanía y solo ante la oposición. No nos pueden hacer más daño. Nos han sacado las competencias, nos han echado de las instituciones y nos han bajado los salarios. A cada paso que damos, ponen obstáculos y zancadillas. El gobierno local sigue conservando la iniciativa política y los vecinos lo saben. Nos salva nuestro trabajo.

P. Dijo que la plaza de España era su pesadilla.

R. Se consiguió eliminar para siempre el fantasma del edificio de los 21 metros y se ha devuelto al uso ciudadano la mayor parte de la superficie.

P. Los vecinos se quejan de que esté incompleta tras ocho años de obras.

R. Es de largo recorrido. La próxima semana sacaremos a concurso la cafetería y este mes, el programa de usos del segundo edificio. De forma paralela, se adjudicarán los trabajos de los accesos al centro.

P. El PP planeó el spa subterráneo el mandato anterior. Ahora se desmarcan y le piden que prescinda del centro deportivo.

R. El PP ni siquiera apoya sus proyectos si eso supone darle una baza al PSOE.

P. ¿Le duele especialmente esta actitud en la izquierda?

R. Duele más. Puedo entender que el PP se equivoque castigando al gobierno en la cara de la ciudad, pero no me parece de recibo en Izquierda Unida y el BNG. Nadie puede pensar que puedan ir del brazo del PP de forma seria y creíble.

P. Le tildaron de alcalde "déspota" y "endiosado".

R. Cualquiera que me conozca sabe que mi carácter es justo el contrario. Por primera vez, a personas relevantes en este municipio, alguien las ha puesto en su sitio. Se acabó el barullo y la sinrazón.

P. Defina su proyecto de ciudad.

R. Pasa por ejecutar el convenio con Defensa con todo lo que significa disponer de esas parcelas. El cuartel Sánchez Aguilera tiene unas posibilidades inmensas, comerciales y dotacionales. Acogerá la residencia universitaria, la ciudad de la justicia y el Museo da Natureza. Está el proyecto para convertir el castillo de San Felipe en un hotel monumento, el primer campo de golf del municipio en Mougá y un camping en Marmadeiro. Esa puerta va a quedar abierta a finales de este año. Y, por supuesto, abrir Ferrol al mar.

P. ¿Es viable el derribo de la muralla o se quedará en expectativa?

R. Una ciudad que aspira a ser Patrimonio de la Humanidad tiene que ser visible. Hay que buscar el punto de equilibrio entre la seguridad nacional y el disfrute. Creo que son compatibles. A corto plazo. Desde 1994 se han derribado tres tramos. Proyectamos la cuarta fase y, probablemente, la más importante. Confío en que podamos ejecutarla en este mandato. Es un proyecto que presentaremos en una gran jornada urbanística el día 16 de abril.

P. También queda por delante la reforma de la plaza de Armas.

R. Conseguimos lo más difícil: rescatar la concesión. Estamos contestando alegaciones y fijando las plazas de aparcamiento, próximos a sacar el concurso.

P. La Xunta negó a Ferrol Vello la consideración de Bien de Interés Cultural. ¿Cómo recurrirán?

R. Ferrol Vello es una prueba de la falta de autoestima de Galicia consigo misma. Habría que analizar cuántos Bienes de Interés Cultural declaró la Xunta desde que tiene esa competencia. Lo enfocaremos como parte del barrio histórico de A Magdalena y creo que esa negativa será reconsiderada. Lo cierto es que Ferrol Vello está fatal y me preocupa enormemente. La rehabilitación será una cuestión política y económica.

P. Pasó de una Xunta "amiga" a otra, ¿más hostil, tal vez?

R. En lenguaje coloquial, creo que están pasando de Ferrol. Ha mostrado poco interés en general por las ciudades. Nos dieron de lado, cuando podíamos haber caminado juntos en alguno de los puntos del contrato que hizo con Ferrol. El Gobierno de Feijóo se entretuvo en otros frentes políticos más tiempo del debido.

P. ¿A qué frentes se refiere?

R. La fusión de las cajas, el problema del idioma y otros asuntos en los que se han enfangado y no saben cómo salir. El retraso del plan eólico también ha perjudicado a la comarca.

P. ¿Cómo ve la posible fusión de las cajas gallegas?

R. Estoy completamente a favor. Inicialmente se enfocó mal, porque no se puede obligar legal ni moralmente. La fusión es un objetivo irrenunciable.

P. Feijóo dijo que el PSdeG "es un bipartito en sí mismo".

R. Es sembrar cizaña con la vieja estrategia del divide y vencerás. Nada de eso sucede en el PSdeG. Significa que Feijóo está preocupado por la solidez del PSOE, que no pierde apoyo ciudadano, que vamos a repetir en todas las ciudades gallegas y se apresta a ganar las próximas autonómicas.

P. Se habló de disputas internas en el PSOE local. Lo enfrentaban con la diputada Beatriz Sestayo, a la que situaban como su rival en 2011.

R. Es la misma estrategia sin ningún resultado. No es cierto. Nos seguimos hablando.

P. Más de una vez en pleno se insinuó que pretendía favorecer a ciertas empresas.

R. Me molestan enormemente esas insinuaciones. A algunos les gusta jugar con el barro y enfangar. Llevo toda una vida relacionándome con empresas y es conocida mi trayectoria. Busqué sistemas de adjudicación con mayor transparencia. La ética preside nuestras actuaciones. La gente sabe que política de contrataciones y urbanismo es diferente, y ello nos acarreó disgustos políticos y personales en el grupo municipal.

P. Un constructor local le denunció por presuntas irregularidades en su casa de Doniños.

R. La denuncia fue archivada.

P. ¿Es ingobernable Ferrol, como se dice?

R. Se le cargan más sambenitos de los que merece. Se parece a otras ciudades. Necesitamos apostar por nosotros mismos.

P. Ningún alcalde ha repetido cargo en las dos últimas décadas.

R. Lo decidirán los ciudadanos. Cuatro años es poco tiempo para poner en marcha un proyecto y ejecutarlo. Y a lo mejor, más de ocho son innecesarios. Manejamos dos encuestas que nos dan entre 8 y 11 concejales. Vamos a crecer, pero no sabemos cuánto. El feeling con la ciudad nos lo demuestra. Es cierto que un año es mucho tiempo, pero nos queda cosecha por recoger del trabajo realizado.

P. ¿Se ve con fuerzas para bregar sin mayorías claras?

R. Cuando salgo del despacho y veo los avances en la calle, sí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de abril de 2010