Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo editor de 'El Mundo' sufrió pérdidas multimillonarias en 2009

Los ingresos de RCS caen y la deuda supone ya 30 veces el resultado bruto de explotación - Los pésimos resultados de la filial española lastran las cuentas

RCS, el grupo italiano que edita en España El Mundo, sufrió en 2009 fuertes pérdidas, en parte lastrado por los pésimos resultados de su filial española. El endeudamiento del grupo supone ya el equivalente a casi 30 veces el resultado bruto de explotación (Ebitda) del ejercicio. El grupo, además, tiene pérdidas netas de explotación, lo que significa que el resultado de su negocio no le permite siquiera hacer frente a los intereses de su abultada deuda, ni siquiera contando con la venta de activos en el periodo.

El grupo editor de El Mundo publicó ayer por la tarde desde Milán sus pésimos resultados del ejercicio 2009. La empresa italiana que controla el diario español sufrió en 2009 unas pérdidas de 129,7 millones de euros, frente a los beneficios de 38,3 millones del año anterior. El deterioro de la cuenta de resultados se ha acentuado a medida que avanzaba el año, de modo que en el cuarto trimestre RCS sufrió pérdidas de 56,5 millones, frente a beneficios de 18 millones en el cuarto trimestre de 2008.

El grupo considera "dramática" la situación en España

El giro hacia los números rojos es aún más brusco si a lo que se atiende es a los resultados del negocio en sí. Frente a un resultado neto de explotación (Ebit) positivo de 130,1 millones de euros en 2008, RCS ha pasado a tener unas pérdidas netas de explotación de 97,1 millones. El resultado bruto de explotación (Ebitda), por su parte, se ha reducido un 86% en el conjunto del año -un 94% en el cuarto trimestre- desde 247,3 hasta 35,7 millones de euros. Eso significa que el endeudamiento del grupo, de 1.057 millones, representa ya casi 30 veces el resultado bruto de explotación. Los resultados del grupo, por tanto, no permiten ni siquiera cubrir el pago de los intereses de su abultada deuda, una de las mayores de los grupos de comunicación en términos relativos.

Parte de los malos resultados de RCS se deben al pésimo comportamiento de la filial española, Unidad Editorial, cuyos ingresos se han desplomado. RCS señala que El Mundo aún se mantiene como el segundo diario de información general, aunque el Abc se le acerca cada vez más en la disputa por esa segunda plaza, debido a la caída de difusión de El Mundo.

Pese a la reducción de plantilla, la venta de activos y los planes de eficiencia, Unidad Editorial sigue un año más en pérdidas. En este caso, los números rojos de su unidad de negocio de periódicos españoles alcanzan ya al resultado neto de explotación (Ebit), que supone unas pérdidas de 17,9 millones, frente a los beneficios de 22,2 millones de esa partida en el año anterior. Eso es antes de contabilizar los intereses devengados por su elevada deuda. El negocio de la editora de El Mundo no permite hacer frente siquiera a los intereses de esa deuda. De todos modos, el grupo ha preferido no hacer público el resultado neto de Unidad Editorial, que en años anteriores reconoció que necesitaba para su supervivencia el apoyo financiero de su matriz italiana, dada su elevada deuda y su incapacidad para hacer frente a ella por sí misma.

Ante esta situación, no es de extrañar que el director financiero del grupo, Riccardo Stilli, hablase ayer a los analistas de una situación "dramática" al referirse a España, poniendo el acento en la caída de ingresos, en especial los de publicidad. También los ingresos editoriales han caído, en parte por la menor venta de promociones o productos complementarios. El Mundo ha recurrido a regalos en forma de promociones gratuitas al ver que Abc se le acercaba en difusión, pero eso ha tenido su impacto en los ingresos y los resultados del grupo, que en España también edita los diarios Marca y Expansión.

La gran mayoría de las unidades de negocio del grupo RCS están en pérdidas, según las cuentas publicadas ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de marzo de 2010