Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa dice que que su red en Girona es mejor que la de Madrid

La compañía eléctrica restablece la luz al último cliente

La red eléctrica de Girona, pese al gran apagón que sufrió la provincia por culpa de la nevada, tiene unos índices de calidad mejores que la de Madrid. Esta sorprendente tesis fue defendida ayer por Andrea Brentan, consejero delegado de Endesa, que anunció en Londres sus planes de inversión. Tras asegurar que Endesa no se plantea en ningún caso reducir las inversiones en España, enjugó las críticas con números, afirmando que la compañía ha invertido en Cataluña en el último lustro 2.185 millones de euros en la red de distribución.

Brentan señaló que son 90 euros por cliente y año, un esfuerzo que, según defendió, ha colocado los estándares de calidad (medidos en términos de tiempo de interrupción equivalente a la potencia instalada o TIEPI) en un punto tan sensible como Girona por encima incluso de los de grandes capitales como Madrid. Brentan sostuvo así que el apagón fue fruto de una catástrofe y en modo alguno de desidia o falta de inversión. No es algo gratuito: si el tripartito concluye en los expedientes que ha abierto para explicar la caída de la red que se debió a un fenómeno meteorológico, Endesa se librará de abonar idemnizaciones.

Unió de Pagesos denuncia los daños durante las tareas de reparación

La compañía restableció ayer la luz a todos los abonados, con lo que al final ha tardado 11 días en restaurar el suministro a todos los afectados, en total 220.000. Ahora se enfrenta a posibles sanciones, como la que conoció ayer: el Gobierno canario la ha multado con seis millones de euros por dejar siete horas sin luz a casi medio millón de abonados en 2009.

Las quejas no cesan: al manifiesto de protesta de los alcaldes le siguieron las críticas del Gobierno catalán y las manifestaciones de comerciantes y empresarios turísticos. Ayer Unió de Pagesos pidió a Endesa que pague los daños que está causando durante su reparación de la red. La lista es larga: maquinaria pesada que ha prescindido de los caminos y ha dañado campos cultivados; abandono de hierros en prados, lo que pone en peligro a animales y las máquinas de segar; rotura de cadenas en caminos privados, y dejadez al abandonar los restos de las torres viejas al lado de las nuevas, ocupando zonas sin permiso. "Lo que no se puede hacer es querer arreglar una cosa y estropear otra", criticó el coordinador del sindicato, Joan Caball.

Mientras, el conflicto entre los departamentos de Interior y Economía continúa. El director general de Energía, Agustí Maure, invitó a Joan Boada, secretario general de Interior, a que le envíe información "fundamentada" sobre su denuncia de anteayer, según la cual Endesa utiliza en Cataluña material obsoleto en desuso en el resto de España. Boada insinuó también que Economía no revisó bien las líneas. El consejero de Obras Públicas, Joaquim Nadal, admitió fallos en la respuesta del tripartito en la nevada: "Informamos poco y mal sobre las incidencias en Cercanías".

El presidente de CiU, Artur Mas, lamentó en una charla en el Círculo de Economía, ante 200 empresarios, que Cataluña se dejara perder una empresa elétrica y que sea otra con su casa matriz fuera del país la que preste un servicio básico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de marzo de 2010