Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fundaciones se convierten en la pesadilla de CiU

Cinco entidades afines a la federación han motivado escándalos los últimos meses

La llamada de Artur Mas a sus cuadros para que moderen la euforia y no cometan errores con vistas a la larga campaña electoral catalana ha chocado una y otra vez los últimos meses con los problemas y las sospechas que recaen sobre las fundaciones políticas vinculadas a Convergència i Unió. Las dos fundaciones orgánicas de la federación y otras tres situadas en la órbita de ambos partidos han acumulado todo tipo de acusaciones por supuesta financiación irregular unas, opacidad en sus ingresos otras o por la presunta vinculación de algunos de sus impulsores con escándalos de corrupción. El resultado ha sido un endurecimiento del control de las fundaciones políticas por parte del Departamento de Justicia.

- Trias Fargas-Catdem. El laboratorio de ideas de Convergència Democràtica estuvo en el epicentro político y mediático del caso Millet al trascender que el ex presidente del Palau de la Música le entregó a través de la fundación Orfeó Català hasta 632.000 euros sin la autorización de la junta directiva. Tras varias semanas de negociaciones y acusaciones de todo el arco político y mediático, la fundación Catdem, antes Trias Fargas, acordó la devolución del dinero al Palau de la Música. Lo hará a plazos, durante ocho años a razón de 70.000 euros anuales.

- Catalunya i Territori. Esta entidad vinculada a Unió Democràtica se encuentra en fase de disolución por orden del protectorado de fundaciones de Cataluña después de trascender que la fiscalía la investiga por presuntos desvíos de dinero a empresas que supuestamente se han hecho cargo de gastos de Unió Democràtica. La entidad también vendió a Unió Democràtica cuatro locales a mitad de precio del mercado.

- Fundació per les Relacions Internacionals. Capitaneada por dirigentes de Unió Democràtica como Josep M. Pelegrí y Antoni Isaac, esta entidad está siendo investigada por el Departamento de Justicia por haber realizado pagos a la fundación Catalunya i Territori, con la que no comparte sus objetivos fundacionales. Esta fundación no ha remitido durante tres años su contabilidad al Departamento de Justicia. Unió Democràtica mantiene que se trata de un simple "error administrativo".

- Catalunya Oberta. El think tank que engloba el ala más liberal de Convergència Democràtica se vio salpicada en el caso Pretoria por la detención de Lluís Prenafeta, ex secretario general de Presidencia ahora en libertad bajo fianza. Prenafeta es uno de los máximos impulsores de la fundación y la policía registró la sede de ésta en Barcelona que Prenafeta utiliza como despacho. La entidad criticó la "desmedida" actuación del juez.

- Institut d'Estudis Humanístics Coll i Alentorn. La fundación de Unió Democràtica de Catalunya multiplicó por 40 sus ingresos opacos coincidiendo con la prohibición de que los partidos políticos pudieran recurrir a las donaciones anónimas. La fundación ingresó en 2007 1,2 millones de euros de particulares y empresas, una cifra que el año anterior apenas alcanzó los 30.000 euros. Pese a la legalidad de estas donaciones, el resto de partidos vieron en los nuevos ingresos de la fundación un intento de burlar la prohibición de que los partidos ingresen dinero anónimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de marzo de 2010