Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lezama paga un sobreprecio a una constructora sin informes preceptivos

La secretaria municipal advirtió de la ilegalidad del contrato de Loroño S. A.

Las anomalías en el Ayuntamiento de Lezama (Vizcaya) siguen apareciendo. El último pleno municipal aprobó, sólo con los votos del PNV, la certificación final de una obra a la constructora Loroño S. A, que elevaba el presupuesto inicial en casi un 20%, sin la preceptiva aprobación por el órgano de contratación ni la aprobación de precios contradictorios. Estas carencias, que suponen el incumplimiento de la Ley de Contratos del Sector Público, fueron advertidas en un documento de la secretaria municipal. El acuerdo fue refrendado por la concejal peneuvista Olatz Arabiourrutia Loroño, sobrina de los propietarios de la constructora, lo que también incumple la Ley de Procedimiento Administrativo que obliga a los cargos públicos a abstenerse en los asuntos de familiares.

El acuerdo fue refrendado por una edil que es sobrina de los constructores

La edil Arabiourrutia ya votó en 2008 y 2009 a favor de dos contratos por seis millones a Loroño S. A pero en mayo pasado dejó de apoyarlas porque "no conocía la ley". Este caso se une al impulso por parte de la alcaldesa, Alaitz Etxeandia (PNV), de un plan urbanístico en terrenos de su familia, que lo refrendó hasta en tres ocasiones.

La certificación de obras a esta empresa, correspondientes a la urbanización de la plaza principal de Lezama y que concluyó el pasado diciembre, se aprobó con los votos del PNV -que tiene la mayoría absoluta, frente a una edil de EB, que se abstuvo, y otra del PSE, que lo rechazó- en la comisión de Urbanismo del pasado 19 de febrero, y posteriormente en el pleno del día 24. La edil Olatz Arabiourrutia, presente en el pleno, no se abstuvo. Los representantes del PNV no ofrecieron ninguna respuesta, a preguntas del PSE, sobre el importe de la adjudicación y qué órganos aprobaron el aumento del precio. "No tenemos nada que comentar", aseguró ayer un portavoz del consistorio de Lezama.

La secretaria municipal tampoco realizó ningún comentario, pese a que, en el expediente, figura una nota firmada por ella el pasado 1 de febrero: "Se hace constar que el importe total certificado supera el importe de adjudicación no constando la aprobación por el órgano de contratación de modificación contractual alguna ni la aprobación de precios contradictorios". Loroño S. A ganó la adjudicación de este proyecto hace casi un año por una oferta de 429.621 euros, frente a la propuesta del otro licitador, Viconsa, que la presentó por un importe de 493.817 euros. Con el cambio en la certificación, que sin esos informes incumple el artículo 217 de la ley de Contratos, Loroño S. A cobrará finalmente 515.270 euros, por encima de la propuesta de Viconsa, y un 19,56% más de lo que ofertó.

El aumento del coste no ha llegado al 20% por sólo 30 euros, un dato significativo porque si alcanza ese porcentaje la ley obliga a realizar una nueva licitación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de marzo de 2010