Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE dice que pactó con UM para lograr la estabilidad

El PSOE, que se mantiene en minoría al frente del Gobierno de Baleares, consiguió ayer la mayoría absoluta del Parlamento -por un voto- para hacerse con la presidencia de la Cámara autonómica. Lo logró gracias a un acuerdo con Unió Mallorquina (UM), grupo al que excluyó hace un mes de las instituciones gubernamentales por su rosario de escándalos de supuesta corrupción. La nueva presidenta del Parlamento es la socialista Aina Rado, y la vicepresidenta, Isabel Alemany, de UM.

"Se trata de una falta total de rigor y coherencia", criticó Francisco Fiol, portavoz del PP, partido que aspiró a ocupar la presidencia del Parlamento que dejó vacante Maria Antònia Munar, ex líder de UM, quien tuvo que dimitir tras ser involucrada judicialmente en un caso de presunta financiación ilegal del partido.

Los socialistas justificaron la nueva aproximación a UM diciendo que el pacto era necesario para defender "la estabilidad de las instituciones, que el PP ataca como principal enemigo que es de las mismas", según manifestó el portavoz parlamentario, Antonio Diéguez. Cuando expulsaron a los representantes mallorquinistas de los equipos de Gobierno, los socialistas aludieron a motivos éticos, de honestidad y limpieza política.

Acuerdo "puntual"

El conjunto de la izquierda balear (PSOE, Bloc y Eivissa pel Canvi), con 27 votos en la Cámara frente a los 29 del PP, trabó la alianza con los tres diputados de UM. "El acuerdo es institucional y puntual para la Mesa del Parlamento", señaló Eduard Riudavets, del Bloc. El líder del PSM de Mallorca, Biel Barceló, aseguró: "No podíamos permitir de ninguna de las maneras que el PP copara la mesa sin pedir excusas ni perdón por sus escándalos por corrupción".

"Ha sido un pacto anti PP para mantener las sillas calientes", acusó el nuevo líder de los populares de Baleares, José Ramón Bauzá, que no es diputado y, por ello, no interviene en los debates autonómicos. El PP ha congelado su propuesta de moción de censura en el Parlamento en alianza con UM, formación que rechaza la convocatoria de elecciones anticipadas.

Los mallorquinistas, por boca de su presidente, Josep Melià, aseguraron que no apoyaron a un presidente del PP porque pretendía consagrar en la mesa de la cámara una mayoría absoluta de la que no disfruta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de marzo de 2010