Industria ultima el nuevo concurso eólico sin garantía de subvención para los proyectos

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció ayer en Pontevedra que "antes" de que se cumpla el primer aniversario del Gobierno gallego (el 18 de abril se cumple un año de su toma de posesión) "se licitarán los 2.300 megavatios" de energía eólica pendientes de adjudicar tras la anulación del concurso promovido por el bipartito. El plazo se agotará, pues, el próximo 20 de abril.

El líder del Ejecutivo recordó que tras ordenar el sector energético "por primera vez en Galicia, se están ingresando 23 millones de euros de canon eólico a las empresas que llevaban instaladas mucho tiempo". "Estamos intentando cumplir y dar seguridad y transparencia" a un sector que no lo fue en los últimos años, dijo.

Un factor fundamental marcará el nuevo concurso eólico frente a la admisión a trámite de proyectos realizada en su día por el bipartito. Serán prácticamente los mismos megavatios de potencia, unos 2.300, que corresponden a unos mil aerogeneradores. Pero entre una y otra convocatoria se interpone el Ministerio de Industria, que a mediados del año pasado activó un registro de preasignaciones de parques eólicos con el objetivo de racionalizar el acceso a las primas, de tal manera que fija un calendario y cuotas por comunidad autónoma para poder recibir subvenciones a la producción en régimen especial, por debajo de 50 megavatios por instalación.

Todos los parques adjudicados por el bipartido estaban por debajo de ese umbral. Su autorización es de competencia autonómica, pero no la retribución estatal por megavatio producido, que es lo que hace realmente atractivo este tipo de actividad.Ahora, con el registro creado por el ministerio, en Galicia apenas podrán recibir primas durante los próximos tres años un total de 148 megavatios, el 2,3% de los que se levantarán en España hasta el 2013.

El registro de preasignaciones, que para poder conceder las primas establece que los parques deben tener la correspondiente autorización administrativa, así como su conexión en firme a la red y también determinados avales, rompe el calendario de la Consellería de Economía. Así lo reconocen desde la Dirección Xeral de Industria, al asegurar que "desde el Gobierno central no sólo se invaden competencias autonómicas en este sentido, sino que además se están estableciendo unas cuotas y plazos para la entrada en funcionamiento de los parques que la Administración gallega no comparte".

"Trabajamos para combatir y minimizar las consecuencias derivadas de las incoherencias en las que ha incurrido el Gobierno con el registro de preasignaciones en la retribución de las energías renovables y, sobre todo, en la eólica", dicen desde Economía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de marzo de 2010.