Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Carreras & Capital humano

Freno al paro y a la dirección

La brecha salarial crece a medida que la mujer asciende

Mañana, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, servirá para constatar un hecho histórico para las empleadas españolas durante la presente crisis: las mujeres están contribuyendo a elevar una población activa que el desempleo masculino pone en números rojos y el paro se ceba menos con ellas que con ellos. Son los efectos de la recesión y de la pérdida de trabajo en sectores netamente masculinos como la construcción y la industria. Las mujeres se demuestran como la fuerza laboral del futuro (están ocupadas el 52%, frente al 68% de los hombres), tal y como vienen vaticinando expertos como Juan José Dolado, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid. Y se están erigiendo, según la Fundación Adecco, "en la figura más activa de la sociedad" porque "mientras que 100.000 amas de casa han salido de sus viviendas para buscar trabajo en 2009, 42.000 hombres han vuelto a sus casas para dedicarse a las labores del hogar".

En España, el sueldo masculino es un 17% más alto que el femenino

Sin embargo, hay cosas que no cambian y que volverán a reivindicarse mañana como todo 8 de marzo. La brecha salarial entre ambos sexos permanece estable. En 2009 fue del 17%, según el informe realizado por la empresa de recursos humanos ICSA en colaboración con Esade. Idéntica a la de 2008, aunque más elevada que en 2007, antes de entrar en la crisis. Y afecta más a las pocas mujeres que ascienden a puestos directivos que a las empleadas de base. A la vista de los datos, parece que la promoción de la mujer sólo llega a los mandos intermedios y que es precisamente en estos cargos donde la diferencia retributiva respecto a los hombres es más limitada: del 11%.

Y lo mismo ocurre con la proporción de mujeres en la dirección de las empresas, que es del 13%, en vez de del 19% de 2007. "El techo de cristal del desarrollo profesional de la mujer ha demostrado que en tiempos difíciles se endurece más", señala el presidente de ICSA, Ernesto Poveda.

Hay pocas directoras generales, sólo un 9% del total, y su sueldo es un 22% inferior al de sus homólogos hombres; en la dirección financiera y la de recursos humanos (donde curiosamente hay mayor presencia femenina, con el 19% y el 31% del total, respectivamente) la brecha retributiva es algo más alta. Mientras que en la dirección industrial (donde sólo hay un 5% de directoras) es del 13% y en la comercial (con un 9% de féminas), sólo del 3%. La presencia de directivas es más importante en actividades como las nuevas tecnologías, gran consumo, salud y moda, según Greta Muñoa, de Michael Page Executive Search.

Si comparamos la desigualdad por sectores, ICSA muestra cómo en la banca y los seguros la brecha es muy elevada; muy superior a la también grande del comercio y turismo. La industria y los servicios acortan la distancia.

Y si ascendemos más todavía en el escalafón empresarial, "hay más empresas que tienen una mujer en su consejo de administración. Pero retrocede la proporción de féminas sobre el total de administradores", según el estudio de Informa D&B, que sitúa en el 30,5% de las 1,5 millones de sociedades existentes en 2009 las que tienen una en su consejo. Pero las féminas han cedido algo más de medio punto de presencia en estos órganos de administración (no llegan al 22%).

Todo ello a pesar de que el 60% de las 500 grandes compañías internacionales encuestadas por Accenture declaren que ofrecen programas para el desarrollo profesional de las mujeres, y el 40%, que las preparan para asumir funciones de alta dirección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de marzo de 2010