Los '100 economistas' piden que la pensión se calcule sobre 30 años

Tratando de despojar su reflexión de todo lo que pueda oler a política -"es cuestión de aritmética", llegó a decir Luis Garicano, uno de los ponentes-, el segundo desafío del apodado grupo de los 100 economistas versó ayer sobre la necesidad de una reforma de las pensiones, tras el primero que propone otra reforma, la laboral.

Tres iniciativas priman en el documento de los 100: alargar el periodo de cotización de los 15 años actuales "a 25 o 30"; retrasar la edad real de jubilación "hasta tres o cuatro años"; y reducir la tasa de sustitución, esto es, que el porcentaje de pensión que hoy se cobra respecto al último salario (80%) disminuya.

La medida, opina el grupo de expertos, "es inevitable y urgente" debido a que la evolución demográfica española "hace que, sin reformas, el sistema de pensiones sea insostenible". "Pedimos al Gobierno [al que aplauden tras su propuesta de finales de enero encaminada en la misma dirección] que pida un Libro Blanco de expertos", reclamó Garicano. En contraste, en el quinto punto del documento creen que la reforma ha de realizarse con "tiempo, calma, conocimiento y oportunidad".

La rebaja de la tasa de sustitución "no tiene por qué reducir la cuantía de las pensiones", defendieron, "si la economía y los salarios crecen". Pero no precisaron qué ocurriría en caso opuesto. El Banco de España vaticinó ayer que el número de pensionistas de aquí a 2050 se duplicará, generando "una fuerte presión al alza" en el gasto de las mismas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS