Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... MARY RUTH McGINN

"Montar una ópera en la escuela es enseñar a vivir"

Su vida está en la escuela elemental Jackson Road de Estados Unidos. Su corazón, en los 13 centros españoles en los que los escolares trabajan para montar una ópera a final de curso. Hace dos años, esta mujer decidió dar un giro radical a su vida. Salir de EE UU y lanzarse a estudiar español. Logró una beca para trasladarse un año a España y, después de transcurrido ese tiempo, consiguió posponer su vuelta uno más trabajando con la Fundación SaludArte y el Teatro Real. Lo cuenta mientras toma una ensalada de espinacas. "Me encanta la verdura. Bueno, es lo que suelo tomar habitualmente en el colegio. Aunque cuando llegué a España la comida fue un verdadero descubrimiento. Desde el chorizo a las croquetas, pasando por el Rioja. Todo era apetitoso".

La maestra lleva 23 años dando clases en zonas marginales de Estados Unidos

A Mary Ruth McGinn le gusta enseñar, dedica su vida a los niños, aunque no los tiene propios, y cree que se puede educar de forma que los escolares aprendan a vivir en una sociedad tan individualizada como la nuestra pensando en los demás. Cuenta que el montar una compañía de ópera en un centro de Primaria no es una asignatura extraescolar más, es "una forma de enseñar que sirve para alcanzar objetivos relevantes a través de actividades eminentemente creativas. Nos enseña a vivir de forma distinta". Los escolares dividen el trabajo en equipos: escritores, compositores, escenógrafos, intérpretes, regidores, figurinistas, y así hasta 10 o 12 especialidades propias de una compañía profesional. Mientras comparte un vitello tonnato explica que el objetivo del proyecto que tiene en marcha es "educar a través de la creación de una pieza de teatro musical".

Elige el restaurante porque es uno de sus preferidos de Madrid. "He logrado pasar momentos estupendos compartiendo una comida". Esta profesora, que ha trabajado 23 años en escuelas de zonas marginales de Estados Unidos, asegura que la experiencia le ha demostrado que la ópera es "el gran referente integrador de disciplinas escénicas y, a la vez, la metáfora de que los niños pueden enfrentarse al más grande de los retos". La pieza dura media hora y durante las representaciones son los niños los responsables del espectáculo, y los adultos los que se sientan entre el público. "Tiene que haber una motivación especial por parte de los profesores que se lanzan a esta aventura, si no estás abocado al fracaso. Los retos en zonas marginales no son los mismos que en una zona en la que no existen problemas sociales y económicos. Al final del curso, cuando ves a los pequeños sobre el escenario, terminas llorando. Han logrado el objetivo: la importancia de formar un equipo, de saber que es tan importante el director como el electricista. Todos forman parte de un engranaje, y el fallo de uno afecta a todos los demás". Y habla y habla mientras da vueltas con el tenedor a las espinacas.

McGinn es una entusiasta defensora de un sistema de enseñanza a través de la música. "Tenemos la capacidad de cambiar el mundo con la educación. He visto entrar niños cabizbajos los primeros días de clase en las aulas y cómo, a través de su compromiso diario con el proyecto, eso se ha transformado en una confianza increíble". Pide un cuori napoli que llega envuelto en papel de aluminio. "Es maravilloso disfrutar con los alimentos bien preparados".

Ouh... Babbo! Madrid

- Aperitivos: 3 euros.

- Espinacas con pétalos: 12.

- Cuori napoli: 16.

- Linguine al cartoccio: 16.

- Vitello tonnato: 14.

- Vino: 19,20.

- Infusiones: 2.

Total: 87,95 (con IVA).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de marzo de 2010

Más información