Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia registra pérdidas netas de 273 millones tras 13 años de bonanza

La aerolínea adelanta a noviembre el lanzamiento de su filial de bajo coste

Iberia pone fin a más de una década de bonanza con sus primeros números rojos en 13 años: 273 millones pérdidas netas y un resultado operativo negativo de 464 millones de euros. Como reconoció ayer su presidente, Antonio Vázquez, ni los efectos de los atentados del 11-S en 2001 fueron tan devastadores.

La aerolínea considera que probablemente el mercado del corto y medio radio ha cambiado para siempre, de modo que la única manera de competir es seguir el modelo de las compañías de bajo coste. Por eso pretenden adelantar en dos meses (al próximo noviembre en vez de enero de 2011) el nacimiento de su nueva filial, con una estructura de costes similar al de las low cost, pero que opere en red para poder alimentar los vuelos transoceánicos.

El consejero delegado de la compañía, Rafael Sánchez-Lozano, eludió dar detalles de cómo plantea esa nueva hija de Iberia, pero sí aclaró que no habrá trasvase de personal ni de flota. Tampoco se plantea en principio dejar de volar a los lugares donde ahora está presente. Actualmente negocia con los sindicatos con la intención de llegar a acuerdos lo más rápidamente posible, pero con el mayor consenso.

Sobre la fusión con British Airways, Vázquez reiteró que el acuerdo definitivo se firmará en las próximas semanas, para culminar el proceso antes de fin de año. La triple alianza con BA y American Airlines, para la que ya tienen una aprobación provisional por parte de las autoridades de EE UU será, dijo el presidente de Iberia, "buenísima" para sus clientes.

Vázquez, que quiso transmitir un esforzado optimismo, apoyó sin fisuras las medidas del Gobierno contra los controladores aéreos, que precisamente ayer se reunieron con AENA para retomar la negociación del convenio colectivo, que seguirá el 10 de marzo.

Por otro lado, ayer se hizo público que el anterior presidente de la aerolínea, Fernando Conte, cobró a su cese en julio 3,16 millones y el ex director general de la aerolínea, Enrique Donaire (que sigue de consejero en Vueling), 1,46 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de febrero de 2010