Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brufau considera que la pugna con Sacyr en Repsol es "agua pasada"

La petrolera ganó un 39% menos por la caída de precios del crudo y el gas

Pelillos a la mar. El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, dio ayer por zanjado el enfrentamiento, que ha durado meses, con el primer accionista de la compañía, el grupo Sacyr Vallehermoso (20%). Tras sacar adelante, por unanimidad del Consejo, un recorte del dividendo del 19% (pagará 0,85 euros en total) y la renovación de cinco consejeros, Brufau explicó en conferencia de prensa que el "ruido externo" sobre el "aparente conflicto" con Sacyr Vallehermoso es "agua pasada".

"El Consejo está más unido que nunca", concluyó el presidente de Repsol, quien presentó los resultados de 2009, que muestran una caída del beneficio neto del 39%, hasta los 1.559 millones. Brufau negó que en la actitud de tregua de Sacyr -cuyo presidente, Luis del Rivero, reclamó públicamente más dividendo, más presencia en el consejo y cambios en la estrategia inversora- haya un lado oscuro. ¿Ha habido algún pacto que explique el aparente cambio de Sacyr? "Ninguno", contestó rotundo. "No hay nada a cambio", abundó, "sólo la voluntad de llevarse bien".

El presidente pide reflexionar sobre la limitación de los derechos de voto

Tan idílico quiso pintar el presente de la petrolera que Brufau cayó en el lirismo. Al referirse al segundo gran accionista de la compañía, La Caixa (12,7%), a la que algunos análisis atribuyen una actitud ambigua en su estrategia en Repsol, explicó que "con La Caixa, sólo mirándonos a los ojos entendemos lo que queremos decir".

Por si el lenguaje de las miradas no es efectivo con todos, Brufau aclaró algunos temas con contundencia. Así, dijo que no nombrará un consejero delegado en la compañía ("soy yo", dijo); no venderá Gas Natural -controla un 30%- y no abordará con prisas el futuro de YPF, la filial argentina, porque no es un tema prioritario. Además, la inversión prevista en el periodo 2008-2012 en el Plan Estratégico (28.900 millones) se reducirá a 25.000 millones.

Sobre la eliminación de las limitaciones de voto en las empresas -algo que refuerza la posición de Sacyr en la petrolera- Brufau fue muy prudente. Abogó por "la reflexión" sobre un tema que "cambia las reglas del juego en las empresas españolas". "La pregunta que nos tenemos que hacer", precisó, "es si este blindaje que ahora está comentándose responde al interés de los [accionistas] minoritarios o al interés de aquellos que no quieren hacer opas para controlar una compañía, que es otro tema". Tan espinoso como en los temas de actualidad fue el análisis de los números que presentó la compañía. Con una caída del beneficio neto (1.559 millones) del 39%, Antonio Brufau aseguró que los resultados se vieron afectados, sobre todo, por el menor precio del crudo brent, que cayó un 36,6%, y del gas, que lo hizo un 55,6%. Si la comparación se realiza en términos de beneficio neto ajustado -sin tener en cuenta la variación en el valor de los inventarios-, la caída llegaría al 50,6% (de 2.622 millones a 1.296 millones). Además, los márgenes de refino en España se contrajeron un 82,4%.

Pese a lo duro de un año que se cerró con 15 grandes descubrimientos exploratorios o quizá por ello, Brufau mostró confianza en una recuperación del negocio este ejercicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de febrero de 2010