Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fuertes lluvias desbordan cinco ríos en Cádiz y Málaga

Cientos de vecinos quedan aislados por las inundaciones

Las fuertes lluvias que han batido la costa andaluza durante los últimos días han provocado el desbordamiento de cinco ríos, han obligado a abrir por seguridad las compuertas de varios embalses y, en sus orillas, cientos de vecinos fueron rescatados de sus casas, incluso en helicóptero, tras quedar cercados por las aguas. Los últimos ríos en desbordarse fueron ayer el Guadalete, en Cádiz, y el Guadalmedina, que parte por la mitad Málaga capital. Y para mañana la previsión es que llueva más y más fuerte.

En Jerez de la Frontera (Cádiz), el desbordamiento del río Guadalete puso en alerta a las zonas rurales de todo el municipio, algo que ha ocurrido en las últimas semanas. Por la tarde, el agua había anegado nueve casas y siete familias tuvieron que ser desalojadas. Pero lo peor se espera para el jueves, cuando las lluvias serán más fuertes.

En Málaga hubo que desembalsar seis de los siete pantanos de la provincia. Las fuertes precipitaciones obligaron a suspender las clases ennueve colegios y quedaron incomunicados medio millar de vecinos de Casabermeja. Además, 23 personas fueron rescatadas en este municipio, siete de ellas en helicóptero tras quedar aisladas. El mayor número de incidencias se localizó en Málaga capital, Rincón de la Victoria, Alhaurín de la Torre, Cártama y Marbella, aunque también se registraron algunas en Coín, Benahavís, Ojén y Vélez-Málaga. En esta población, un tornado arrancó una caseta de más de tres toneladas y originó un accidente de tráfico sobre la N-340. Además, la flota pesquera de esta provincia, al igual que las de arrastre de Cádiz y Huelva, se mantuvo amarrada por segundo día consecutivo.

El temporal también ha afectado a la agenda del presidente del Gobierno. Zapatero tenía previsto protagonizar el mitin conmemorativo del Día de Andalucía este domingo en Antequera. Finalmente, se hará en Málaga capital, ya que el fuerte viento y las lluvias han impedido comenzar el montaje del escenario y la instalación eléctrica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de febrero de 2010