Calvo amenaza con tratar a los policías como a los controladores

Agentes y bomberos negocian un aumento salarial

Parece que el ministro de Fomento, José Blanco, ha marcado tendencia. Lo de terminar por decreto con el conflicto laboral que su ministerio mantenía con los controladores aéreos ha gustado en el Ayuntamiento de Madrid. Así, el concejal de Seguridad y Movilidad, Pedro Calvo, lanzó la amenaza ayer a los sindicatos de su área de que o se resuelve antes de Semana Santa el conflicto salarial que mantienen o lo resolverá él apelando a "medidas de interés general".

El concejal no dejó lugar a dudas: "Se hará en defensa de los intereses generales, con el fin de mantener los servicios públicos", anunció Calvo.

La lucha empezó el año pasado a causa de una partida presupuestaria trianual para mejorar los servicios públicos. El Ayuntamiento reservó ocho millones de euros para 2009, 4,5 millones para 2010 y otros 4,5 millones para 2011. Pretendía que bomberos, policía municipal y agentes de movilidad los cobraran en función de variables de productividad y eficacia. Es decir, a más horas y mejor servicio, más dinero. Sin embargo, los sindicatos prefieren que el ingreso se haga de una forma general y lineal. Es decir, que se traduzca en una suerte de aumento salarial. Además, la sección policial denuncia que el Ayuntamiento no ha cubierto las 1.500 plazas que prometió en el programa y que son ellos los que tendrán que hacer más horas. Esta situación ha provocado protestas públicas de los policías, que se han manifestado frente a la sede de la alcaldía en la plaza de Cibeles. El conflicto se ha enconado de tal forma que para garantizar la vigilancia de algunos actos públicos, como los partidos de fútbol, conciertos o el mercadillo de los domingos en El Rastro, tienen que acudir hasta los propios mandos.

"Hay que actuar en defensa de los intereses generales", dijo el edil
"Supongo que será una bravata del concejal", sostiene un sindicalista

La negociación se ha demorado tanto que la partida de 2009 (la de ocho millones) ya ha caducado y no la cobrarán. "Frente a las generosas y denodadas propuestas puestas encima de la mesa por el Gobierno municipal, los sindicatos mantienen la reivindicación de trabajar menos y cobrar más sin que medie contraprestación alguna", criticó el concejal de Seguridad, Pedro Calvo.

El Ayuntamiento pretende establecer un calendario con fecha de finalización (Semana Santa) para solucionar el conflicto. Si no, lo hará a su manera amparado en el Estatuto Básico del Empleado Público. "El artículo 38 dice que en supuestos en que no haya acuerdos en la negociación corresponderá a la administración diseñar los estatutos básicos", explican fuentes de la concejalía. Con un simple acuerdo de la Junta de Gobierno, creen en el Ayuntamiento, estaría solucionado el problema.

"Supongo que será una bravata del concejal, porque estamos yendo a su ritmo. De todas formas, si quieren imponerlo así, si es lo que quieren, nos tendrán en la calle", advierte el portavoz del sindicato policial mayoritario UPM. Los trabajadores del área que ya han resuelto su conflicto son los del SAMUR. Aceptaron las condiciones y están cobrando el plus de productividad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de febrero de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50