Crónica:RACING 3 - ATLÉTICO 2 | Vuelta de las semifinales de la Copa del Rey
Crónica
Texto informativo con interpretación

El Atlético recupera la ilusión

El club madrileño disputará contra el Sevilla su primera final en una década pese a caer ayer ante el Racing

El Atlético se sacudió ayer en Santander años de tristezas y vaivenes. Cierto es que en el Calderón había casi culminado su labor (4-0) y que ayer sucumbió en el marcador al tirón final del Racing, con dos tantos recibidos en los últimos minutos, pero transmitió sensaciones que hablan de un equipo con una estrategia definida: conceder libertad a sus futbolistas con más talento para que hagan lo que más les gusta.

El Sardinero arrancó pleno de fervor. Y el Racing no defraudó. Al primer minuto, con el Atlético cogiendo sitio, la cabeza de Xisco encontró un saque de esquina de Canales. El gol encendió aún más al estadio. Pero el equipo de Quique no pareció preocuparse lo más mínimo. El técnico dio un respiro a Forlán y dejó solo a Agüero en punta. Sin embargo, el argentino no se sintió aislado. Reyes y Valera secundaron con inteligencia sus movimientos, un permanente dolor de cabeza para Torrejón y Moratón, ayer en la línea de centrales por la ausencia del brasileño Henrique. Fue Valera, que la temporada pasada actuara como cedido en Santander, el que acabase de golpe y porrazo con el sueño del Racing. Tocó una pelota de Reyes en una falta y limpió de asperezas el camino de su equipo.

RACING 3 - ATLÉTICO 2

Racing: Mario; Crespo (Oriol, m. 46), Moratón, Torrejón, Christian; Colsa, Lacen, Munitis (Diop, m. 58), Canales (Serrano, m. 72); Xisco y Tchité. No utilizados: Coltorti; Pinillos y Luis García.

Atlético: De Gea; Ujfalusi, Perea, Domínguez, Antonio López; Tiago (Raúl García, m. 59), Assunçao, Valera, Reyes (Simao, m. 65), Jurado; y Agüero (Ibrahima, m. 63). No utilizados: Asenjo; Juanito, Camacho; y Forlán.

Goles: 1-0. M. 1. Xisco, de cabeza. 1-1. M. 7. Valera, tras saque de falta de Reyes. 1-2. M. 53. Jurado, a pase del Kun Agüero. 2-2. M. 89. Xisco. 3-2. M. 90. Tchité.

Árbitro: Undiano Mallenco. Amonestó a Moratón, Lacen, Colsa, Reyes y expulsó por roja directa a Christian en el minuto 68 por propinar un codazo a Ibrahima.

15.264 espectadores en El Sardinero.

Xisco encendió el partido con un gol en el primer minuto tras un córner de Canales
Pero el Atlético empleó con destreza la pelota a través de Tiago y de Jurado
Más información
Quique: "Lo más importante está por hacer"

Al Racing se le quebraron todos los planes. La exigencia, que ya nacía con proporciones descomunales, se tornó aún más difícil. El Atlético entendió que la vía más accesible para pasar una noche tranquila era la de apretar las frágiles estructuras del Racing. Y a ello se aplicó. Se evitó sufrimientos en defensa y, a su vez, se garantizó el control del mediocampo con el trabajo de Tiago, que nunca pierde de vista la pelota. Colsa y Lacen nunca dispusieron de la perspectiva que su equipo necesitaba para empujar al Atlético hacia su propia área. Los intentos del Racing, con Tchité padeciendo su exceso de revoluciones, terminaban enfrente de Domínguez y Perea, que ayer ni se complicó ni le complicaron demasiado la vida.

En realidad, el Atlético sabía bien de antemano lo que tenía que hacer. El Racing es vulnerable si se le mueve de un costado a otro y ayer sufrió con las idas y venidas del Atlético, que supo emplear con destreza la pelota para despistar a su rival. Incluso Reyes, con un disparo desviado, y Agüero, con un ligero movimiento de cuello, anduvieron cerca del segundo gol. El Kun no parecía muy preocupado por lo que le decía la grada de El Sardinero, ayer muy tensa cuando el argentino o Reyes recogían la pelota.

En la segunda parte, el Racing se movió con escaso sentido, más a impulsos que con un plan concreto. Al Atlético le faltaba todavía que apareciese Jurado. Cuando lo hizo, su equipo lo notó. En un instante, él y Agüero desarbolaron a la defensa del Racing. El movimiento lo concluyó el propio Jurado con un colocado disparo que supuso el segundo gol. El resto del encuentro quedó para que el Racing insistiese en perseguir por el campo la pelota, casi siempre en posesión de un rojiblanco. Christian se ganó su expulsión por un absurdo codazo sobre Ibrahima, que había sustituido a Agüero. El Atlético se gustaba. La final contra el Sevilla, inédita en la historia de la competición, no será lo mismo, pero al menos el Atlético ya sabe qué plan es el que más le conviene.

Jurado celebra su gol con sus compañeros.
Jurado celebra su gol con sus compañeros.AP

Quique: "Lo más importante está por hacer"

Quique Sánchez Flores moderó la alegría en el discurso, al igual que hicieron sus futbolistas sobre el césped. "Ha sido una celebración prudente, porque lo más importante está aun por hacer", dijo el técnico rojiblanco, que se felicitó por la "actitud" de su equipo. "Lo que hemos hecho hoy [por ayer] nos da pistas acerca de cómo debemos desenvolvernos en el futuro. Es un honor participar como técnico del Atlético de Madrid en este momento. Ahora debemos tener la cabeza fría y centrarnos en la Liga, que estoy seguro de que nos va a conceder más oportunidades".

Ni siquiera el gol inicial del Racing asustó a Quique. "Siempre tuvimos el partido controlado. Nuestra actitud fue muy buena y ahora estamos en la final. Hemos sido superiores en los dos partidos. Pienso que la final va a ser una fiesta para todos los atléticos. Creo que esta final es un momento más del proceso de revertir la situación que nos encontramos cuando llegamos al club".

Los dos tantos finales del Racing supusieron una "anécdota", pero "que es necesaria eliminar. Debemos arreglar aún ese tipo de cosas", insistió Quique, que mostró su satisfacción por los contendientes que disputarán la final de Copa. "Va a ser una final soñada, con dos equipos de gran solera e historia. De todas maneras, lamento que el Racing se haya quedado fuera, porque sé que en Santander había una gran ilusión con esta eliminatoria".

El Atlético busca su primer título desde el mágico doblete de mediados de los años 90. "La final de Copa será un partido bonito y un premio para la afición, que hace tiempo que no ve al Atlético levantar un título", se felicitó el central colombiano Perea. "Pero perdimos el encuentro y eso nos debe preocupar".

cing transmitía resignación. Sergio Canales fue perdiendo fuelle conforme pasaban los minutos, igual que su equipo. "Con el primer gol albergábamos esperanzas, pero el Atlético ha estado perfecto y no ha habido opción. Con el resultado global, tampoco se puede decir gran cosa".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS