Reportaje:

Verdasco se dispara en la pasarela

La mayor firma de agentes de EE UU lanza la imagen del tenista como "icono global" - No ha ganado un 'grande', pero a las marcas les gusta "su juego épico y su físico atractivo"

"No va a ser fácil para mí. Tengo que trabajar. Esto no es como jugar contra un chico de la Universidad de UCLA. Esto es un juego de pelota totalmente distinto. Es un ritmo diferente... Haré lo que pueda. Tiene un gran juego. Saca bien. Tiene una grandísima derecha. Espero que antes del partido podamos pelotear un poco para que me pueda acostumbrar a su ritmo". Quien habla no es un jornalero de las pistas. Quien dice esas palabras, piropo tras piropo sobre Fernando Verdasco, no es un tenista funcionarial, gris y perdido en el anonimato de los mediocres. Quien se pronuncia con ese respeto es Pete Sampras, un ganador de 14 grandes. El mismo que hizo todo un acontecimiento de jugar contra el español en la madrugada de ayer una exhibición en San José (California), donde el madrileño disputa desde mañana su segundo torneo de la temporada.

"Juega bien y explora cosas que ayudan a su confianza", dicen los representantes
Disputó una exhibición con Sampras y en su agencia están Brad Pitt o Bruce Springsteen

Más información

¿Qué ha unido a Sampras y Verdasco? ¿Qué hace tan especial al número once mundial? ¿Cómo ha llegado hasta ahí el bicampeón de la Copa Davis con España y semifinalista del Abierto de Australia 2009, que está aún a la caza de un gran triunfo individual?

"El torneo quería promocionarse con un partido que mezclara a una estrella internacional como Fernando con un ídolo local como Pete", explica por teléfono Amit Naor, de la agencia de representantes CAA; "Fernando es un icono potencial para el mercado latino y el norteamericano porque pasa mucho tiempo en Estados Unidos. Tiene un gran potencial fuera del tenis. Eso le interesa porque le gusta explorar y juega bien. Es una combinación ganadora. Un traje a la medida de su personalidad. Las prioridades una, dos y tres son ayudarle a ser mejor jugador. El resto lo vemos como una oportunidad en función de su personalidad, como algo que sea un subidón, que le ayude en su confianza. Tiene posibilidades de ser un icono global".

Son palabras mayores para un tenista sin un torneo del Grand Slam en su palmarés. ¿De qué compañía provienen? Acaba de firmar por CAA, la agencia de representación más poderosa de Estados Unidos. Ésta es su cartera de clientes: Tom Cruise, Brad Pitt o Steven Spielberg en el cine; Bruce Springsteen, Christina Aguilera o Sting en la música; la intocable Oprah Winfrey en la televisión, y Cristiano Ronaldo, Beckham, LeBron James o Peyton Manning en los deportes, como los tenistas Andy Murray y Novak Djokovic.

Nando está en San José con la espalda llena de moratones tras tratarse de los problemas que le afectaron en Australia. "Y he de estar muy agradecido", dice en conversación telefónica con este diario, "porque estoy teniendo mucha suerte. Estoy sorprendido. Si me hubieran dicho hace un año que me iban a pasar estas cosas, no lo habría creído".

El madrileño, de 26 años, ha ganado tres títulos en su carrera y en 2009 acumuló dos victorias y 13 derrotas contra los restantes diez mejores, a los que humilló durante al menos un set con actuaciones despampanantes que acabaron sin triunfo. Su estatus es desde entonces el de una estrella. La ATP, que rige el circuito masculino, le hizo portada de su revista digital y le considera uno de sus mejores activos promocionales junto a Roger Federer, Rafael Nadal y Jo-Wilfried Tsonga. La marca que le viste le dedica atenciones exclusivas, como que los mejores jugadores de la selección de fútbol, con Xavi a la cabeza, le mandaran un paquete secreto antes de la final de la Copa Davis ("La Roja traslada su poder a quien la lleva", le decían en un vídeo) para que disputara la eliminatoria con una camiseta de España. No son casos aislados. Ha sumado su imagen a la de Messi y Agüero para una compañía aérea. Son las chispas que preceden al fuego. Ahora se ha convertido en imagen de la ropa interior de Calvin Klein, lo que le equipara a Cristiano, que lo es de Dolce y Gabana. Es objeto de deseo para las marcas.

"Creo que es por una mezcla de varias cosas", argumenta Tomás Carbonell, su agente; "su tenis es de mucha potencia y, al tiempo, elegancia. Además, en el último año ha disputado partidos épicos contra los dominadores del tenis y eso queda en la mente del público. A las marcas les gustan los jugadores que cuidan su imagen y tienen un físico atractivo. Él reúne ambas condiciones".

Ayer lo probó El Pistolero. Sampras fue una estrella frente a un tenista del que quieren hacer un icono. "Mi objetivo es volver a meterme entre los diez primeros y recuperar las mejores sensaciones, las de Australia en 2009. El reto hasta Montecarlo [donde empieza la gira de tierra] es ése".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de febrero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50