Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anulada la adjudicación del Registro Mercantil de Santiago

Santiago tiene, desde su puesta en marcha en mayo de 2008, el único Registro Mercantil con sede en una ciudad que no es capital de provincia. Su creación fue consecuencia de las peticiones de distintas instituciones y colectivos, políticos y profesionales de la capital administrativa gallega desde 2003, pero arrostró también una serie de reclamaciones judiciales. Ahora, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha anulado la resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) que inició el proceso de adjudicación de la plaza de titular del registro compostelano.

La segregación del Registro de Santiago del de A Coruña se produjo por decisión del Consejo de Ministros en febrero de 2007, por iniciativa de entonces responsable de Justicia, Fernando López Aguilar. La Audiencia Nacional desestimó un año después así el recurso que había presentado contra esa decisión, por varios defectos de forma, la titular del Registro Mercantil 5 de A Coruña, María Jesús Torres Murciano. Sin embargo, ahora la sección tercera del Tribunal Superior de Justicia de Madrid estima el recurso que Torres presentó contra la resolución que la obligaba a escoger su plaza entre los registros de A Coruña y Santiago. El fallo se basa en que la DGRN era "manifiestamente incompetente" para interpretar el decreto de segregación, facultad que le corresponde exclusivamente al ministro.

Sin ejecución

La juez que presentó el recurso no pedirá de momento que se ejecute la sentencia, a la espera de que se resuelvan los recursos de otros casos similares. Uno en el Tribunal de Madrid contra la adjudicación de la plaza al actual registrador santiagués, Santiago Blasco, y otro en el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia contra su nombramiento por la anterior Consellería de Xustiza.

"Entiendo que los fallos irán en el mismo sentido que éste, porque son consecuencia de la misma decisión", señala María Jesús Torres, que llegó a ser expedientada por su negativa a entregar al registrador compostelano la documentación relativa a la nueva instancia, y que cuando inició la serie de reclamaciones había negado que lo hiciese por razones localistas. "En primer lugar porque se puede crear un registro en Santiago, pero respetando las leyes, y en segundo porque soy valenciana", sostiene la juez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de febrero de 2010