Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La candidatura olímpica divide a los partidos en el pleno municipal

ERC duda que una ciudad mediterránea acoja el evento

El primer debate en el Consistorio barcelonés sobre la candidatura olímpica de la ciudad para los Juegos de Invierno de 2022 reflejó que sólo el alcalde, Jordi Hereu, está realmente convencido de lo que dice. La discusión del primer informe sobre la candidatura evidenció la división de los grupos políticos y la crítica a las formas y al fondo. Mientras Hereu invitaba a que la "bola de nieve" empezara a rodar, Iniciativa per Catalunya (ICV), su socio en el Gobierno, se desmarcaba: "No podemos, por ahora, apoyar la propuesta".

No se trataba de votar ninguna propuesta. Era un documento preparado para el pleno con informaciones muy superficiales de las recientes candidaturas, las instalaciones que se requieren para las pruebas y las plazas hoteleras que se necesitan para todo el aparato olímpico -21.000 plazas, sin contar los competidores que estarían alojados en una villa olímpica-, y nula concreción sobre la candidatura de Barcelona, más allá de la descripción de las estaciones de esquí del Pirineo.También hace una descripción de las plazas hoteleras en Barcelona ciudad y las disponibles en el Pirineo catalán.

Para que la candidatura de Barcelona empiece a caminar se ha constituido una comisión de coordinación municipal y una oficina técnica Barcelona Pirineu 2022. Para 2010, la oficina técnica contará con 400.000 euros de presupuesto. La comisión estará formada por asesores externos que contratará el Consistorio. Entre ellos está Enric Truñó, que fue regidor de Deportes en anteriores mandatos y asesor del Consistorio tanto en cuestiones deportivas como de turismo. Truñó, junto con el delegado de deportes municipal, Pere Alcober, viajará a Vancouver la semana próxima para observar la organización, que tendrá dos sedes: la ciudad, para las ceremonias, y las competiciones de hielo y las pruebas de esquí, a 150 kilómetros. Hereu viajará a Vancouver días después con el delegado de Presidencia, Ignasi Cardelús.

Sin embargo, el ambiente de la discusión sobre la candidatura distaba mucho del pretendido consenso y unidad que reclama el alcalde. De hecho, el único entusiasta es él: "Estamos frente a una gran oportunidad. Iniciamos un camino cargado de esperanza". Junto al alcalde, Ricard Gomà (ICV) insistió en que ve "innecesario" que Barcelona organice unos Juegos de Invierno y se planteó dudas sobre la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente que comportan las competiciones. La misma frialdad mostraron los otros tres grupos de la oposición: CiU, que apoya la iniciativa, porque cree que se ha empezado con mal pie; ERC porque no ve viable que una ciudad mediterránea organice unos Juegos de Invierno, y el PP porque cree que la iniciativa sólo persigue capear el mal panorama para Hereu que dibujan las encuestas.

Del pleno de ayer se retiró la prevista subida salarial del 0,3% al cuadro de gerentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de febrero de 2010