Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía concluye que el dueño del 'Alakrana' no pagó el rescate

La negociación con los piratas se entabló desde la Embajada en Nairobi

Ni la empresa del armador del Alakrana, Echebastar Fleet, ni el administrador de la compañía, Kepa Etxebarria, pagaron el rescate de 2,7 millones de euros a los piratas que secuestraron el atunero vasco para liberar a sus 36 tripulantes. Así lo establece el informe enviado por la Comisaría General de Información de la Policía al titular del Juzgado de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz. Etxebarria declaró el 18 de enero ante el juez que la negociación telefónica con los piratas se inició desde la Embajada española en Nairobi (Kenia).

El juez, que investiga las circunstancias en que se pagó el rescate y los posibles delitos cometidos por los comisionistas o los intermediarios que intervinieron en la negociación, había pedido tres informes a la Comisaría General de Información, a la Guardia Civil y al Centro Nacional de Inteligencia (CNI). De todos ellos el único que ha añadido información a la causa es el de la policía, que confirma lo declarado por Etxebarria en la Audiencia. El CNI se negó a colaborar con el juzgado y la Guardia Civil aseguró que desconocía las circunstancias del pago.

El armador aseguró que ni él ni su empresa pagaron nada y que la negociación la llevó desde la Embajada de España en Kenia un hombre que respondía al nombre de Pepe y que se negó a dar ninguna información sobre su identidad salvo que trabajaba para una organización llamada "los misteriosos". Esa fue la persona que, según el armador, se encargó de negociar el rescate en nombre de Etxeberria y desde su propio teléfono móvil. Los piratas reclamaron inicialmente 10 millones de dólares por los rehenes.

La fiscalía de la Audiencia pidió la apertura de esta investigación tras la liberación de los 36 pescadores y después de que Pedraz concluyera la investigación respecto a los dos piratas detenidos en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 2010