Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sector inmobiliario

La banca asegura que las promotoras no pueden pagar su elevada deuda

La Asociación Hipotecaria pide la intervención del Gobierno y del Banco de España - La deuda del sector asciende a 325.000 millones de euros

Algunos estudiosos han dicho que la deuda de bancos y cajas con los promotores es similar a los créditos subprime o basura de los anglosajones. Otros lo niegan y argumentan que no es lo mismo tener un activo financiero de dudosa paternidad por el que el mercado no da ni un euro que poseer suelo o una promoción de casas en construcción, que siempre tendrá un valor residual.

Al margen de calificaciones, el consenso es total sobre que el gran problema de la banca está más en los promotores y constructores que en los créditos hipotecarios. Ayer lo dejó claro Santos González, ex empleado del Santander y presidente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), organización controlada por bancos y cajas. González aseguró que los promotores "no pueden pagar" su deuda estructural, lo que "está afectando a la calificación crediticia de las entidades financieras" en un momento en el que "el problema de la liquidez no está solucionado", ya que "el sistema no puede asumir la deuda inmobiliaria". También advirtió de que "las refinanciaciones posteriores estarán comprometidas. No se puede hacer borrón y cuenta nueva". A continuación, pidió "buscar una medida que tiene que ver con el Instituto de Crédito Oficial (ICO), con el Banco de España o con los Gobiernos para solucionar la financiación del sector", según informan Europa Press y Efe.

La AEB y la CECA creen que las provisiones son suficientes

"Lamento no dar buenas noticias", apuntó durante su participación en el XXVIII Coloquio Nacional de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) y criticó que "no se están poniendo los mimbres necesarios para solucionar el aturdimiento financiero del sector", que "se está jugando su viabilidad", cuestión que "pasa por algo más complejo que echarle las culpas al sistema financiero. La deuda financiera de los promotores asciende a 325.000 millones, un 11% más que hace dos años, lo que implica unos intereses de 15.000 millones, según González, que "no pueden pagar" los promotores. De esta cantidad, 160.000 millones corresponde a financiación de suelo. De la deuda total, 166.000 millones están prestados por las cajas, 134.000 millones por los bancos y 25.000 millones por las cooperativas.

Las patronales de bancos y cajas no coinciden con el diagnóstico de González. La Asociación Española de Banca (AEB) comentó: "Esas cifras globales representan un conjunto de riesgos, algunos con morosidad más baja. Además, la cobertura sobre la dudosidad es del 61%".

La Confederación de Cajas de Ahorros (CECA) apunta que cuentan con 26.000 millones de provisiones para una morosidad de 48.000 millones. "Esta situación está supervisada y controlada por el Banco de España. En ninguna crisis se ha perdido tanto como para que con ese nivel de provisiones no se pueda hacer frente a los impagados". El presidente de la AHE también hizo un llamamiento: "Tenemos que solucionar el stock" y señaló que una parte "muy importante" de los recursos que se van a destinar a la reestructuración del sistema financiero tendrán que aligerar "la presión del crédito inmobiliario".

En el mismo foro, el presidente de APCE, José Manuel Galindo, reconoció que se han cometido excesos inmobiliarios en el pasado. También pidió que no se permita la destrucción de un sector que tendrá que satisfacer una demanda de 350.000 viviendas al año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010