Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CINE

¿Es Fergie lo mejor de 'Nine'?

Los Ángeles
La discutidísima cantante de Black Eyed Peas sorprende robando todos los planos en el musical más esperado del año.

Es gracioso escuchar cómo Fergie describe a sus compañeras de Nine. Kate Hudson: "La que mejor ríe. Bueno, Marion [Cotillard], también". Nicole Kidman: "La diosa que levita por la alfombra roja luego fue de lo más normal". Y nuestra Penélope: "La mejor coordinadora de festejos. Nos consiguió entradas para ver a Madonna. Parecíamos unas adolescentes", se desternilla de este grupo salvaje que, junto a Sofía Loren y Judi Dench, conforma el reparto. Pero a la hora de la verdad, ni los seis oscars que acumulan las seis mujeres mencionadas, ni su peso en Hollywood ocultan una realidad: Stacey Ferguson (el verdadero nombre de Fergie) es la única que vale la pena en la vilipendiada adaptación cinematográfica del musical que en su día protagonizó Antonio Banderas.

"Aprendí lo que significa ser italiano: vivir, beber, comer, bailar, cantar, follar"

A la cantante de Black Eyed Peas se le ha acusado de arribista, se le ha tenido tirria, pero las cosas han cambiado: su actuación es la más alabada de este larguísimo anuncio de Freixenet plagado de estrellas que es Nine. "Me preparé a base de bien. Me vi filmes de Fellini, películas italianas de las de antes, aprendí lo que significa 'ser italiano', como dice mi canción. Vivir, beber, comer, amar, bailar, follar, cantar", confiesa desbordada con la misma energía abrumadora que le pone a su papel de Saraghina, la prostituta italiana que enseña a Guido (Daniel Day-Lewis) lo que es el amor.

Viendo las curvas que nos calza ahora la duquesa del hip-hop, parece que la lección que mejor aprendió es la de comer. La misma actriz que en los noventa intentó ocultar su tonteo con las drogas diciendo que sufría de bulimia ha ganado ahora los 10 kilos que le exigía el guión. "Y a Josh bien que le gustó", dice en referencia a su marido, el actor Josh Duhamel.

Fergie quiere seguir disfrutando de este nirvana en el que ha visto sus dos ambiciones cumplidas: la música y el cine. "Te diré que esto es divino —dice en referencia al cine—. Cuando me uní a los Black Eyed Peas, en 2003, no pude ni ensayar. Nos tiramos directamente al escenario, y esos primeros conciertos fueron nuestros primeros ensayos".

Los grammys, o al menos las candidaturas, no paran de caerle. En solitario o con su banda. Y si su paso como matazombies por Planet terror le granjeó no pocos seguidores entre los amantes del gore, su trabajo en Nine le podría proporcionar alguna candidatura a algún premio gordo de la gran pantalla. "Por eso en el cine prefiero utilizar mi nombre real, así la gente no se confunde". Fergie, aclara, es un mote familiar heredado de su abuelo que no tiene nada que ver con la duquesa británica Sarah Ferguson. "Aunque es muy maja", bromea, pletórica de éxito. ¿Algo malo que confesar? "Que rodando entre tanta arena, la ducha era el momento más esperado del día. Tenía arena por todo el cuerpo, y cuando digo todo, digo todo. Usa tu imaginación", se despide, explosiva.

Nine se estrena hoy en cines de toda España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de enero de 2010