El Ayuntamiento quiere reformar las fachadas de los edificios que dan al Manzanares

Después del Manzanares llega el turno de los edificios que están a su alrededor. Ésta es la guinda que prepara el Ayuntamiento para culminar el proyecto de Madrid Río. El plan, que se dio a conocer ayer tras la Junta de Gobierno del Consistorio, pretende renovar las manzanas cuyas fachadas miran al río. Eso supone actuar sobre 1.848 edificios (en los que existen 29.727 viviendas y 3.104 locales dedicados a actividades económicas), situados a lo largo de 390 hectáreas de los distritos de Moncloa-Aravaca, Centro, Arganzuela, Latina, Carabanchel y Usera.

No todo el terreno es municipal: 144 de esas hectáreas son de titularidad privada, y según el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, en ellas existen edificaciones que no están "adecuadas a criterios funcionales y ambientales", aunque el regidor garantizó que no habrá expropiaciones de inmuebles ni "actuaciones municipales para sustituir ningún edificio", a no ser que se deriven de la propuesta de los propietarios.

El plan se dividirá en dos líneas de actuación: la rehabilitación, cuyo objetivo es mejorar la edificación, "adecuándola a nuevos criterios funcionales, medioambientales y estéticos", y la revitalización y renovación de estos espacios, lo que supondría adjudicarles nuevos usos, incluyendo la posible construcción de edificios que impulsen la transformación económica de la zona.

Entre otras novedades, aparte del ya aprobado proyecto que convertirá el estadio Vicente Calderón en una zona verde y la antigua fábrica de Mahou en un complejo residencial, destacan posibles nuevas construcciones (que deben ser negociadas), como la futura macroestación de Legazpi o la sustitución del Centro de Estudios de Puertos y Costas por otros inmuebles que contribuyan a la revitalización económica de la zona.

Gallardón también anunció que el edificio que se encuentra en la Puerta del Sol número 1, del que cuelga el anuncio de Tío Pepe, se rehabilitará, pero no perderá su uso hotelero y comercial.

Para ello, la Junta de Gobierno aprobó ayer un Plan Especial que establece la recuperación de elementos originales perdidos en sucesivas reformas y una intervención integral que mejore sus condiciones de habitabilidad, seguridad y accesibilidad. El edificio estaba catalogado con nivel 1 de protección y albergaba el antiguo Hotel París, cerrado hace tres años, igual que los locales de la planta baja, que quedaron vacíos cuando expiraron sus contratos de alquiler.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 22 de enero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50