Cartas al director
i

Puntualizaciones

Javier Valenzuela, en el artículo de Opinión Al Qaeda domina los tiempos, publicado por su periódico el 16 de enero, escribe que la derecha israelí impide a la Administración de Obama crear un Estado palestino. Sami Naïr escribe ese mismo día en su artículo Barack Obama debilitado que el mayor fracaso de Obama radica en Oriente Próximo y que el responsable del mismo es el lobby pro-israelí encabezado por... Hillary Clinton, que permite a Israel seguir construyendo en los asentamientos.

Considero importante hacer algunas puntualizaciones. El actual Gobierno de Israel encabezado por Binyamin Netanyahu ha declarado la congelación de la construcción en los asentamientos, algo sin precedentes. Además, en la práctica es el Gobierno que menos ha construido de todos los que le han precedido, incluidos los de Isaac Rabin, Shimon Peres, Ehud Olmert y otros. Por otra parte, el presente Gobierno ha reducido al mínimo el número de puestos de control en Cisjordania, lo que ha permitido un rápido crecimiento económico en esa zona, aproximadamente un 8% en 2009. Como recordará, el primer ministro Netanyahu ha reconocido, también por primera vez, el principio de una solución basada en el principio de dos Estados para dos pueblos.

Todo lo anterior son hechos que se han producido en los últimos nueve meses, pero estos dos periodistas no están interesados en los hechos. Representan un buen ejemplo -es decir, un mal ejemplo- de "pensamiento único", ese acto reflejo de culpar y responsabilizar siempre a Israel y al "lobby pro-israelí" de cualquier asunto. La hipótesis de que la locura asesina yihadista (la mayor parte de cuyas víctimas son musulmanes) remitirá en alguna medida si se crea un Estado palestino es tan ridícula como la que considera que "el gran fracaso" del presidente de Estados Unidos radica en la construcción de algunas casas en los asentamientos, seguramente una cuestión muy grave en comparación con problemas tan insignificantes como el calentamiento global, la expansión del hambre en amplias zonas del planeta, la carrera nuclear de Irán, o como la vulneración violenta, sistemática y cruel de las libertades individuales, acompañada de decenas de miles de muertes, principalmente debidas a luchas internas dentro del mundo musulmán.

Hace unos cientos de años en Europa, en no pocos casos, cuando se producían catástrofes como la peste y otras plagas, el culpable estaba claro: el judío. Ya no. Europa ha evolucionado y hoy el culpable automático es Israel y el "lobby pro-israelí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 20 de enero de 2010.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50